Intervenciones en la transferencia de Jacques Lacan

Intervenciones en la transferencia de Jacques Lacan

 

Intentaré abordar el emblemático caso “Dora” de Freud apoyándome en los textos de Jacques Lacan, “Intervenciones en la transferencia” y “Dora y la Joven homosexual del seminario sobre “Las relaciones de Objeto”.

Tomaré primero, por orden de generalidad decreciente, “Intervenciones en la transferencia”.

En el desarrollo del mencionado texto podemos encontrar cíclicamente, “Desarrollos de verdad” e “Inversiones dialécticas”, lo cual impone la tarea de poder comprender a que se refiere Lacan con ello.

Por desarrollo de verdad se comprende como aquello que se devela en situación analítica para el sujeto y que comprende grandes implicancias.

Tanto los desarrollos como las inversiones provienen de la concepción Hegeliana de la Dialéctica, en donde se concibe que a raíz de una tesis se realiza una negación de la misma, accediendo a una antítesis o un nuevo desarrollo.

Lacan lleva esta dinámica dialéctica de Hegel para explicar que ante el desarrollo de una verdad, no se continúa por la misma línea (metonimia), sino que mediante  una “inversión dialéctica”, se produce un nuevo desarrollo de verdad. Invertir el desarrollo de verdad es darle un giro, cortar con la línea metonímica y provocar un nuevo desarrollo de verdad. Por lo cual, luego de la intervención del analista sobre una “tesis”, se produce la antítesis o desarrollo de verdad.

En éste texto, Lacan pone de manifiesto la esencia de las intervenciones en análisis para realizar un contrapunto con aquellos “errores” de Freud en el caso Dora, donde, haciendo lo opuesto a una intervención, insiste en “llenar” de significado al discurso de Dora.

Pasaré a poner de manifiesto los “desarrollos de verdad” y las “inversiones dialécticas” para concretizar la exposición:

 

Primer desarrollo de verdad: Hace su aparición la verdad de que el padre de Dora y la Señora K son amantes, y medias tintas aceptado por el señor K, no sin obtener algo a cambio y que es precisamente por parte del padre de Dora, a ella misma como parte de un intercambio. (De esto se da cuenta Freud)

 

Primer inversión dialéctica: Ante todo lo expuesto anteriormente, Freud le pregunta a Dora cual es su implicancia en todo aquello de lo que se queja.

 

Segundo desarrollo de verdad: Dora ha sido una pieza fundamental y ha sostenido esta estructura de relaciones por dos años.

En ésta estructura de relaciones, se produce una circulación de regalos que vienen a sustituir la impotencia sexual del padre. Los regalos, partiendo del padre hacia la señora K, retornan a Dora por lo que dispensa el señor K, sin perjuicio, continúa Lacan, de los regalos recibidos por fuente directa del padre a ella y la madre de manera compensatoria por el agravio a la mujer legítima.

Dora se mantiene en una relación edípica hacia su padre sustentada por una identificación al mismo y favorecida por la impotencia sexual que manifiesta. Estas  son las referencias al bagaje sintomático de la paciente.

 

Segunda inversión dialéctica: En éste momento Freud pregunta, a la luz del segundo desarrollo de verdad, como es posible que, de sostener el circuito de relaciones, Dora lo corte y dirija hacia la señora K unos celos desmedidos teniendo en cuenta la complacencia antedicha. Aun más, se pregunta cómo es posible que Dora experimente aquellos celos siendo que la señora K era su mas íntima confidente.

 

Tercer desarrollo de verdad: Dora estaba fascinada con la señora K (“Su cuerpo blanquísimo”), aquello ya puede verse en el sueño y mas precisamente en la adoración de Dora hacia la Madonna expresada mediante la mirada atenta y extendida sobre la pintura.

 

Tercer inversión dialéctica: Freud preguntaba, “Si ésta es la mujer de la que usted sufre tan amarga desposesión, ¿Cómo no le tiene rencor por la redoblada traición de que sea de ella de quien partieron esas imputaciones de intriga y perversidad que todos comparten ahora para acusarla a usted de embuste? ¿Cuál es el motivo de esa lealtad?”

El valor real de la señora K para Dora reside, no en su valor de individuo, sino en su valor de misterio, el misterio que para Dora encarna su propia feminidad y del cual la señora K se ofrecía como la Otra mujer que era deseada por SU objeto (El padre).

 

Dice Lacan, que para toda mujer, el problema de su condición es en el fondo aceptarse como objeto de deseo para el hombre, y es éste para Dora el misterio que motiva su idolatría hacia la señora K.

Siguiendo la línea de pensamiento de Lacan, él creía fundamental que Freud en la tercera inversión dialéctica hubiese orientado a Dora hacia el reconocimiento de lo que era para ella la señora k, y obteniendo así las confesión de los últimos secretos de su relación con ella le abriría a Dora, el camino de reconocimiento del objeto viril.

Aquí es donde entra lo que se suele denominar como “el error de Freud” y se desprende de los prejuicios socio-morales de la época que aun estaban muy presentes en Freud y que se pueden apreciar en las primeras formulaciones del complejo de Edipo, cuando versa sobre una tendencia natural de las niñas hacia los padres y de los niños hacia la madre.

Por lo expuesto es que Freud insiste, en oposición a la esencia propiamente freudiana, en que Dora estaba enamorada del señor K, observando en sucesivas interpretaciones sobre diversos materiales, todo ello en dicha dirección.

 

Tal vez, y esto corresponde a una visión particular de quien les habla, Freud se puso demasiado “el traje” del señor K, es decir, que ambos quitaron a la señora K del circuito, el señor K diciendo que su mujer no es nada para él y Freud omitiendo el valor que la señora K significaba para Dora dejándola fuera del análisis. ¿qué logró? Una bofetada al igual que el señor K. Dora dejó el análisis.

 

En fin, lo que Lacan intenta rescatar con este error de Freud, es mostrarnos a los analistas el modo correcto de proceder en las interpretaciones, a modo de inversión dialéctica, es decir, provocando la apertura hacia un nuevo desarrollo de verdad que tenga por fuente el mismo paciente, siempre cuidando esa neutralidad y evitando la significación por sobre el paciente.

En palabras de Lacan: “…un no actuar positivo con vistas a la ortodramatización del paciente.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s