“La adolescencia como momento de constitución subjetiva y marcas de época: La imagen del héroe literario y la legalidad”

“La adolescencia como momento de constitución subjetiva y marcas de época:

La imagen del héroe literario y la legalidad”

Introducción:

La idea de este trabajo es abordar la especificidad de la adolescencia en relación con unos fenómenos distintivos en el ámbito de la literatura. Estos fenómenos de referencia operan una captura del adolescente como objetivo para el consumo para lo cual el mercado editorial ha debido construir una imagen deseable para el sujeto en cuestión de un cierto estereotipo del adolescente. En ese sentido se torna interesante realizar un recorrido teórico de la adolescencia intentando delimitar conceptualmente a la misma de modo tal que nos permita luego proponer una articulación con lo expuesto anteriormente.

 

Delimitando la adolescencia

 

Tradicionalmente se utilizaba el marco biologicista para definir a la especificidad de este período de lo humano, afirmando que la adolescencia constituía un momento de transformación corporal y estallido hormonal que sumía en una situación de tal desequilibrio capaz de producir en el adolescente inestabilidad, irascibilidad y, dicho siempre por los adultos, la “falta de respeto”. No obstante el visible reduccionismo que operan las ciencias biológicas es imposible desconocer la existencia y la afección de este tipo de transformaciones que aquí hemos expresado, y mucho menos descalificarlo como una información útil. Sin embargo, el solo marco biológico nos es insuficiente para abordar lo que nos convoca. Sabemos por Freud que el período que estamos analizando constituía un “nuevo despertar sexual” el cual tenía como trabajo y característica fundamental realizar el movimiento de las pulsiones parciales a su unificación “al primado de la zona genital”. No es poco lo que encontramos en estas afirmaciones freudianas, de hecho es una de las primeras pistas que tenemos a disposición para poder abordar esta especificidad. Para Freud, los cambios corporales, en consonancia con las transformaciones pulsionales, estaban en íntima relación de aquello que podríamos llamar “una inscripción psíquica” de las transformaciones que sufre este adolescente a nivel somático. En términos de Lacan podríamos jugar con los registros, aventurando que la emergencia de un Real ha de ser asimilado por la estructura simbólica del sujeto.

Entonces, hasta ahora sabemos que la adolescencia convoca no solo al cuerpo sino al psiquismo, sin embargo subsiste otra pregunta:

¿El adolescente, es un niño o un adulto?

Creo que plantear la pregunta con ese dejo de ingenuidad nos permite situarnos en una posición que se aleje de ese “o” u “o”, precisamente al alejarnos de la pura dicotomía encontramos entre medio la puerta a la adolescencia. Si nos situamos en referencia a los niños sabemos que se encuentran en un estado de dependencia casi total con respecto a los adultos. En contraposición directa a la niñez, el mundo adulto supone una independencia lograda respecto de los padres. Si nos preguntamos por los adolescentes encontramos que los grises se avistan en el horizonte. Los “mutantes” de este período, en el sentido de la mutación; de cambio, están en una situación de límite liminadlidad caminando con una pierna en la niñez y otra en la adultez. Todavía niños para algunas cuestiones y ya grandes para otras. La incertidumbre de esta posición y el trabajo fundamental del adolescente con respecto al desasimiento parental constituyen otras dos características intrínsecas del período de la adolescencia.

“El adolescente sabe que ya no es un niño –y si no lo sabe no faltará quien se lo recuerde- pero sabe también que no es un adulto (algo que se le recuerda aún más) y se expone al ridículo si se deja ir y cree que es un adulto.” (Firpo, 2013, p.29)

Siguiendo esta indicación acerca de la especificidad de la adolescencia pensamos que existe una imposición de trabajo para el psiquismo del sujeto y que ello es provocador de grandes transformaciones.

 

 

 

 

La bisagra de la adolescencia

 

Si, con razón, Freud afirmaba que en la adolescencia se impone el trabajo del abandono de los objetos parentales como aquellos objetos de la niñez a los cuales el infante dirigía su amor y su sexualidad, esto solo es posible sobre la base de la ley fundacional de la cultura que llamamos de prohibición del incesto.
Tal legalidad supone u imperativo que permite la relación entre los miembros de un grupo estableciendo las posibilidades sobre un fondo de prohibición. Es decir: “La madre está prohibida, sin embargo puede tomarse cualquier otra mujer”.

“(…) en virtud del diferimiento de la maduración sexual se ha ganado tiempo para erigir, junto a otras inhibiciones sexuales, la barrera del incesto, y para implantar en él los preceptos morales que excluyen expresamente de la elección de objeto, por su calidad de consanguíneos, a las personas amadas de la niñez” (Freud, 1905, p.205)

La posibilidad solo emerge a partir de un límite que marca lo que se encuentra tajantemente prohibido. También sabemos que el abandono de las figuras parentales como objetos amorosos no se realiza de manera gratuita, el niño toma de la pareja parental rasgos indentificatorios que, podríamos aventurar, se pondrán en juego en la adolescencia.

Ahora bien, el desasimiento parental no es lo mismo que el abandono de los objetos infantiles a cambio de las identificaciones. Este desasimiento implica todo un trabajo de movimiento subjetivo, de traslación de la órbita intra-familiar a la órbita extra-familiar. Este movimiento permite al adolescente construir nuevas relaciones sobre la base de la simetría, relaciones con los pares en las que se encuentra al mismo nivel y realizando las mismas operatoria psíquicas. Entonces, las relaciones de simetría con los pares se oponen a las relaciones asimétricas y de dependencia respecto de los adultos.

Uno de los trabajos que el adolescente debe realizar es el pasaje de lo familiar a lo extrafamiliar, y en lo extrafamiliar están los grupos de pares, los amigos, los otros.” (Firpo, p.104)

Sigamos esta línea en la referencia freudiana:

“Contemporáneo al doblegamiento y la desestimación de estas fantasías claramente incestuosas, se consuma uno de los logros psíquicos más importantes, pero también más dolorosos del período de la pubertad: el desasimiento respecto de la autoridad de los progenitores, el único que crea la oposición, tan importante para el progreso de la cultura, entre la nueva generación y la antigua.” (Freud, 1905, p.207).

Con esto no queremos decir que la asimetría respecto de las figuras parentales sean un obstáculo en sí mismo, de hecho son necesarias para construir el psiquismo del niño vía las identificaciones y también para establecer los límites constitutivos de la subjetividad. Incluso se podría aventurar que, el des-dibujamiento de las figuras parentales que conduzcan a establecer una relación más simétrica o de “amistad” entre quienes deberían ejercer las funciones de padres y el niño, dificulta  la salida de la órbita familiar y, en ese sentido, el encuentro y la construcción de lazos con los “otros”, los pares.

En introducción del Narcisismo Freud plantea un movimiento libidinal tras el abandono del Yo ideal que conduce al sujeto a la construcción del Ideal del Yo sustentado éste en ese narcisismo de las figuras parentales o de autoridad revivido sobre este niño. Siguiendo esta línea continuaremos el desarrollo suponiendo que lo que está en juego en la adolescencia es el ideal del yo con las identificaciones a los ideales de los padres, y que este poner en juego es, precisamente, el trabajo que, logrado, permitirá iniciar el pasaje a la órbita extra familiar y consolidar identificaciones.

 

 

 

 

 

 

El ideal del yo se pone en juego en la adolescencia

 

Comencemos con una cita de Freud:

“Y sobre  este  yo  ideal  recae  ahora  el  amor  de  sí  mismo  de  que  en  la  infancia  gozó  el  yo  real.  El narcisismo aparece desplazado a este nuevo yo ideal que, como el infantil, se encuentra en posesión de todas las perfecciones valiosas. Aquí, como siempre ocurre en el ámbito de la libido, el hombre se ha mostrado incapaz de renunciar a la satisfacción de que gozó una vez. No quiere privarse de la perfección narcisista de su infancia, y si no pudo mantenerla por estorbárselo las admoniciones que recibió en la época de su desarrollo y por el despertar de su juicio propio, procura recobrarla en la nueva forma del ideal del yo. Lo que él proyecta frente así como su ideal es el sustituto del narcisismo perdido de su infancia, en la que él fue su propio ideal.” (Freud, 1914, p.91)

Entonces, el Ideal del Yo funciona no solo como la condición de recuperación del narcisismo primario sino que también supone al mismo tiempo una distancia entre el yo actual y el Ideal instaurando de esa manera la noción de futuro; un más allá del ahora; de lo instantáneo. Y que tiene en el horizonte el ideal del Yo. Esto que situamos se vería dificultado si ese ideal al que aludimos fuera lo suficientemente inmenso para borrar la ilusión de la posibilidad de su cumplimiento y con esto producir una sensación de inhibición y de fracaso.

Por otro lado, las identificaciones que constituyeron el ideal del yo del adolescente se van a poner en juego en este período, y decimos “poner en juego” con toda la imaginería que eso conlleva, es decir, no solo movilizarlas sino “apostarlas”. Por lo cual durante este período pueden afirmarse o perderse. Recordemos que, como habíamos dicho anteriormente, en el adolescente se impone un trabajo de constituir un “nosotros” con respecto a sus pares, entablar con ellos relaciones de simetría y en ese sentido es que podemos decir que el ideal se pone en juego, no solo como posibilidad de perder identificaciones sino también como posibilidad de producir nuevas en esa instancia de grupalidad. La inserción del adolescente en diversos grupos usualmente tiende a establecerse en relación a ideales específicos y en gran medida constituidos por el mercado haciendo caer al adolescente a la categoría de consumidor y, en caso de no ser así, expulsado de la instancia grupal; rechazado por sus pares a causa de no compartir las insignias del grupo.

Aquí es donde comienza a ingresar la problemática establecida en el subtítulo del trabajo. Retomando la cuestión, ¿De qué manera afectan las figuras literarias actuales en la literatura juvenil a los adolescentes?

En primer lugar es necesario expresar a que nos referimos cuando planteamos a estas “figuras literarias actuales”, pero adelantamos la consideración de que éstas parecen operar, vía la figura del héroe, como Yo ideal.

En estos últimos años estamos asistiendo a un fenómeno de publicaciones masivas de historias dirigidas especialmente a adolescentes, de hecho nombradas “literatura juvenil” por las grandes editoriales y que tienen como estructura fundamental lo que se ha dado en llamar distopía. Contraria a la idea de utopía, esta distopía es una especie de género literario en el cual pueden establecerse una serie de rasgos comunes. Por un lado tenemos una sociedad ficticia, irreal y aparentemente perfecta. Construida a base de reglas extremadamente rígidas e incuestionables impuestas por figuras de gran poder que infunden temor en todo el conjunto social. El protagonista es sobre quien recae la función de ir cuestionando paulatinamente, de acuerdo a la idea del proceso de  auto reconocimiento del héroe, las reglas a las que están sometidos. Tal proeza comienza estableciendo lo que parecería ser una mera duda o cuestionamiento adolescente. Trascurrida la trama los cuestionamientos comienzan a tomar un vuelo más radical ante el encuentro de aspectos ocultos del sistema. Usualmente podemos ver como el protagonista “contagia” de esta duda a un pequeño grupo de pares que lo ayudarán en la hazaña de destruir el sistema y liberar a la sociedad de las opresoras leyes y de sus eternos representantes.

Lo llamativo de esta figura de héroe radica en el hecho de que el protagonista siempre es un adolescente. Lo mencionado podría indicar, por un lado, que si el personaje del héroe es un adolescente, lo es precisamente porque esa figura, culturalmente, reviste la idea de la rebeldía. No obstante también podríamos plantear, y pensando como el mercado ha situado al sujeto en cuestión como un consumidor, que si la figura literaria del héroe es un adolescente es precisamente porque su público también lo es.

La pregunta que vuelve a imponerse es la siguiente: ¿qué ocurre con el momento de constitución psíquica de la adolescencia cuando lo que consume como insignia es la imagen de un adolescente rebelde que desafía las leyes y que siempre triunfa en su cometido? ¿Podríamos pensar que esas imágenes de omnipotencia de los personajes literarios son propuestas como identificaciones y tomadas por los adolescentes? Si fuera así, y probablemente lo sea de acuerdo a la lógica penetrante del mercado, podríamos decir que, sumisamente, los adolescentes compran la imagen del adolescente revolucionario. Una paradoja interesante, sin embargo podría ser un gran punto de apoyo para el trabajo con los mismos. No solo para la elaboración de la legalidad como límite posibilitador, para el acompañamiento con respecto a la construcción de los ideales sino también de apuntalamiento para el trabajo del rebelado de los adolescentes pero con respecto a los imperativos del mercado. Tal vez el mismo sistema perverso de consumo haya dado algunas pautas para el trabajo analítico con adolescentes.

Si el gran trabajo de los actuales adolescentes es decir “No” a los mandatos, a los imperativos de consumo del mercado, entonces puede jugar a nuestro favor la figura misma del adolescente revolucionario a fin de que su revolución no sea contra las layes de la ciudad –lo cual conllevaría grandes peligros para sí y para otros- sino poder encausar esa rebeldía contra los mandatos del mercado. El gran “No” está en la figura del adolescente “héroe”.

Siguiendo esta línea resulta interesante tomar dos fragmentos del libro “Los Bárbaros” de Alessandro Baricco en el cual presenta, desde la metáfora del microcosmos del vino, unas de las características del adolescente sometido a los mandatos del imperio del consumo.

“La disminución de la calidad ha coincidido con un aumento de la cantidad. Desde que circula un vino simple y espectacular hay muchas más personas que beben vino. En este caso, como en muchos otros, la pérdida del alma parece ser el precio que hay que pagar por la expansión de un negocio que, de otra forma, tendría dificultades. […] el alma se pierde cuando se dirige hacia una comercialización en auge.” (Baricco, 2006, p. 45)

Trascendiendo la metáfora enológica, lo que podemos ver aquí es que el autor realiza un paralelo entre la falta de tiempo, de maduración y de espera y la carencia de “alma”. En el ámbito de la literatura estamos ante una situación estructuralmente análoga. A los adolescentes lectores se les ofrece, y cada vez en mayor cantidad, una variedad de libros y de historias que carecen de ese tiempo de decantación necesario del texto antes de su revisión y publicación como diría Umberto Eco en “Confeciones de un joven novelista”. Y no solo que se les ofrece esta gran cantidad de historias deficitarias en cuanto a maduración o “alma”, a decir de Baricco, sino que se les imponen, y no tan sutilmente, maratones de lectura en donde lo que cuenta es la cantidad de libros que has podido tragar instaurando así una dimensión en donde la temporalidad parece esfumarse, precisamente por la falta de corte que instauran este tipo de eventos. Lo que prima es la cantidad de libros leídos y no la marca que ellos han dejado, lo cual se puede poner en duda a partir de lo expuesto con anterioridad de que esas historias tengan la posibilidad de marcar al lector, no obstante y para no pecar de universalizantes vamos a pretender que muchas historias promocionadas y vendidas por esas lógicas del consumo en cantidad tienen la capacidad de marcar subjetivamente al lector. Ahora bien, la vertiginosidad impuesta en los maratones constantes veda esa chance.
En otros pasajes del texto, Baricco, siguiendo la metáfora del adolescente como bárbaro, afirma:

[…] en las consignas de los bárbaros se escucha el suave diktat del imperio.” (Baricco, 2006, p.51)

Con lo cual interpretamos, las imposiciones del mercado se escucha en los decires del adolescente, y son ante éstas imposiciones contra las que hay que dirigirlos, contra ellos tienen que lograr el NO y posibilitar esa detención que no solo permitiría “saborear el vino” sino instaurar, entre otras cuestiones, la dimensión de la temporalidad que tan importante es para el adolescente, habitante de un des-tiempo.

 

 

 

 

 

Bibliografía:

Freud, S. (1905) “Tres ensayos para una teoría sexual”. Amorrortu Editores, Buenos Aires, Argentina.

Freud, S. (1914) “Introducción del narcisismo”. Amorrortu Editores, Buenos Aires, Argentina.

Firpo, S. Maris. (2013) “La construcción subjetiva y social de los adolescentes: Vigencia del psicoanálisis”. Letra Viva, Buenos Aires, Argentina.

Baricco, A. (2006) “Los bárbaros”. Anagrama, Barcelona, España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s