La dimensión ética de la praxis psicoanalítica

La dimensión ética de la praxis psicoanalítica

 

¿Qué hacer ante LA Pregunta?

¿Habría que darle un sentido? ¿respuestas acabadas que suturen al sujeto y coarten la posibilidad del propio pensamiento a partir de respuestas dogmáticas? o ¿hacer de aquella pregunta un agente que posibilite el enfrentamiento del sujeto con su incompletud constitutiva posibilitando su propia apertura y pensamiento crítico al hacer con esa pregunta algo nuevo, una nueva creación dadora de un sentido particular?
El analista se enfrenta infinidad de veces ante la demanda del paciente, demanda de felicidad, demanda de significación, demanda de amor, demanda de bien, pero la cuestión gira en torno al “quehacer” del analista en estas circunstancias. Adelantemos algo al respecto recordando a Freud en “Sobre el amor de transferencia” cuando explicaba que el analista no debe ceder ante la demanda de amor, como tampoco rechazarlo, debe mantenerlo ahí, ¿“flotando”?, y utilizarlo como herramienta para la cura; retengamos el “no ceder ante la demanda” y extrapolémoslo a todas las demandas que he enunciado anteriormente: El analista no debe prometer felicidad porque ese mismo concepto es una ilusión, no debe decir qué es el “bien” porque el mismo no lo sabe y no puede ponerse como medida del “bien”, no debe significar los dichos del paciente porque todo esto implica el taponamiento de la falta, aquí hay que jugar con la pregunta y con el vacío. Si bien la palabra deber, tantas veces enunciadas por mi anteriormente, parecieran indicar un dogmatismo más bien intentan delimitar por el lado del no la demarcación del análisis por sobre otros posicionamientos profesionales que pueda elegirse.

El psicoanálisis y la ética de su práctica orientada por Das Ding y el Bien que él mismo entraña.

 

Ese nada de particular que lo caracteriza en su función de significante es precisamente en su forma encarnada lo que lo caracteriza de vaso como tal. Es justamente el vacío que crea, introduciendo así la perspectiva misma de llenarlo. Lo vacío y lo pleno son introducidos por el vaso en un mundo que, por sí mismo, no conoce nada igual.” “…si el vaso puede estar lleno, es en tanto que primero, en su esencia, está vacío.” [Lacan S7, 149]

Fragmento rescatado de la clase “De la creación Ex Nihilo”; Propongo que analicemos este párrafo bajo la traducción del título de esta clase: “De la creación desde la nada”. A que está haciendo referencia aquí Lacan si no es a ese vacío constitucional de toda  subjetividad, a ese vacío como lugar que ocupaba la Cosa y del que se han ocupado tan fehacientemente tanto el capitalismo como la religión intentando operar sobre él un llenado desde fuera y cuyo contenido remitía a un sentido impuesto a la existencia humana. También estamos aquí frente a la praxis del psicoanálisis como aquel que opera un vaciamiento de ese vaso, aquel que provoca al sujeto a enfrentarse a su propia falta, y en ese encuentro poder crear, no desde la nada misma sino desde el vacío, crearse para sí mismo una relación más estrecha con su deseo.

Esto es lo que conviene recordar en el momento en que el analista se encuentra en posición de responder a quien le demanda la felicidad. La cuestión del Soberano Bien se plantea ancestralmente para el hombre, pero él, el analista, sabe que esta cuestión es una cuestión cerrada. No solamente lo que se le demanda, el Soberano Bien, él no lo tiene, sin duda, sino que además sabe que no existe. Haber llevado a su término a un análisis no es más que haber encontrado ese límite en el que se plantea toda la problemática del deseo.” [Lacan S7, 357]

 

Aquel que consulta con un analista se ha angustiado o ha sentido culpa, y tanto la angustia como la culpa están en una relación directa con el deseo. La culpa por haber cedido y la angustia, como ya lo anticipaba Freud, como señal ante la proximidad del deseo, algo que el analizante sabe pero “a medias”.

Desde un punto de vista analítico, lo único de lo que uno puede ser culpable es de haber cedido ante su deseo” [Lacan S7, 319]

 

¿Cómo se orienta la praxis del psicoanalista en este sentido?

 

Aquí es donde hay que interrogar lo que respecta al deseo del analista y al cual podemos entender desde dos posiciones. Por un lado el “deseo del analista” como aquel que orienta la cura, que anima a su prosecución y que debería leerse como deseo de analizar, y no de curar, hacer el bien o de lograr la felicidad en el sujeto –“un no-deseo de curar” [Lacan S7, 264]-, porque eso mismo sería proponerse como un discurso suturador en donde el analista sería la medida de la normalidad y del deseo, medida a la cual el analizante debería identificarse. Haciendo un juego de palabras podríamos decir que esa cita dice “en la consecución de la cura no se busca la felicidad del sujeto, y el único deseo que se pone en juego por parte del analista es el de analizar”. La no-identificación del deseo del analizante con respecto al deseo del analista es lo que está más cerca de la concepción de Lacan, quien puso de manifiesto que el Bien para nosotros, los analistas, nada tiene que ver con la búsqueda del placer; Das Ding marca un más allá del principio del placer y que de cruzarse lo que se encuentra es la muerte del sujeto, por lo tanto el Bien en psicoanálisis es un obstáculo en relación al deseo –en cuanto remite a la Cosa-, por lo que de alguna manera, cuando se propone como la dirección del análisis a una relación más estrecha del sujeto con respecto a su propio deseo, lo que se pone de manifiesto es una relación de cercanía y al mismo tiempo de lejanía con respecto a Das Ding.

Por otro lado, aludiendo al deseo particular del analista habría que decir, siguiendo a Lacan, que lo que se propone es mostrar su deseo como una  mascarada de incógnita ante la interrogación del analizante, lo que permite la no-identificación del deseo del paciente con el del psicoanalista y a partir de allí la emergencia de la verdad del sujeto en relación a su deseo.

Creo que es necesario poner de manifiesto que un deseo que podríamos calificar de “digno” –por cuanto se acerca lo más que se puede a Das Ding pero siempre bordeándolo y, por otro lado, se aleja lo más que puede a los imperativos superyóicos- es lo que se buscaría construir en un análisis, y digo construir porque ese posicionamiento implica una de-construcción (vaciamiento) y re-construcción particular del sujeto con respecto a su posición ante la falta y la caída o atravesamiento del fantasma.

Fundamentemos esto con una cita lo suficientemente gráfica.

Todo lo que se articula de ella como bueno y malo divide respecto a ella al sujeto irrepresiblemente, irremediablemente dirá, y sin ninguna duda en relación a la misma Cosa: No existen el objeto bueno y el objeto malo ya que entran en el orden de la Vorstellung, están allí como índices de lo que orienta la posición del sujeto, según el principio de placer, en relación a lo que nunca será más que representación, búsqueda de un estado elegido, de un estado de anhelo, de espera, ¿de qué? De algo que está siempre a cierta distancia de la Cosa, aunque esté reglado por esa Cosa, la cual está más allá.” [Lacan S7, 80]

 

Lacan ha sido lo bastante claro al hablar del deseo del analista, de la posición de espejo vacío y de la interrogación por parte del propio sujeto sobre lo que remite a su problemática en cuanto al deseo, no nos dejemos engañar por ciertos pasajes en Freud que pareciera dar a entender que el objetivo del análisis en general es poder “aflojar” un poco los lazos prohibitorios de la sociedad que operan dentro del individuo y que son condición de la represión; en época de Freud tal vez los análisis ligaban la praxis en esa dirección, pero ¿qué pasaría cuando pensamos en la época post-moderna que estamos viviendo, hija del desenfreno y la desregulación? ¿Tendríamos que anudarle prohibiciones? Nada más lejos de esto está la práctica analítica, la cual, por medio del analista, permite al sujeto interrogarse acerca de los imperativos que en él lo alejan de su deseo, sean estos prohibitorios o imperativos del desenfreno.

 

La interrogación ya es poner en acto una operación de vaciamiento del vaso.

 

 

Bibliografía:

 

Lacan J. (1988). “La ética del Psicoanálisis”. Paidos, Buenos Aires.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s