La dimensión temporal en la práctica analítica : lo actual, lo pasado y lo pasente

La dimensión temporal en la práctica analítica : lo actual, lo pasado y lo pasente Hemos sido bautizados en nuestro ingreso al Psicoanálisis por algunos mantras que, no estando en el camino equivocado, apagan la luz que permitiría doblar a la esquina y revisar el trayecto desde otra perspectiva. Hacer lectura es justamente eso, darle … Sigue leyendo La dimensión temporal en la práctica analítica : lo actual, lo pasado y lo pasente

“Los nombres y los niños: la medicalización de la infancia”

“Los nombres y los niños:  la medicalización de la infancia” Introducción La nueva arremetida de las neurociencias y su avance, tanto en los espacios socio-culturales como institucionales, tiene como consecuencia la implementación de procesos de intervención ligadas a la propia lógica fármaco-mercantil. Así mismo resulta importante advertir acerca de la nueva oleada neurocientífica y de su penetración en el mallado social e institucional de tal manera que logra imponer fáciles y extensivos criterios diagnósticos con la consecuente utilización abusiva de los mismos; independientemente de la revisión crítica que pueda hacerse de ellos. Todo este proceso se enmarca en un avance mundial que tiende a la patologización de la infancia, ampliando así el mercado para la inserción de psicofármacos. Podemos plantear un gran desplazamiento semántico a lo largo de los años. Del niño concebido en su especificidad de “inquieto”, “con hormigas en el culo” y otros términos alusivos que lo definían en lo que, de la especificidad, hace de él: Juego, actividad y movimiento como propio de un momento constituyente de la subjetividad, hacia el niño con trastorno de déficit de atención, trastorno de hiperactividad, en fin, niños trastornados respecto de vaya uno a saber qué niño normal e idealizado -y por ello inexistente- por la psiquiatría. En virtud de lo expresado es lícito plantear que el avance de las lógicas “neuro-fármaco-mercantil” proponen un borramiento, un anulamiento de lo específico del niño. La preocupación por este proceso de medicalización ligado a la infancia es relevante en tanto puede, y seguramente ocurra, producir efectos de marca subjetiva peyorativizante ligada a la etiqueta que se le atribuye por su posición en el nomenclador. En virtud de lo expuesto este trabajo se propone como un abordaje reflexivo de la problemática planteada que tendrá como eje una serie de preguntas. En primer lugar, ¿Qué consecuencias a nivel subjetivo producen estas prácticas?, ¿cómo y dónde defender el posicionamiento ético-político del profesional psicólogo?, ¿qué función, espacio y tiempo atribuirle al juego?, por último, y más problemático, ¿es posible pensar la imposibilidad de la tramitación del sufrimiento psíquico de los niños al callar el síntoma, y atar al niño a un comportamiento adulto?   ¿Qué es etiquetar? Si nos remitimos a la idea de nomenclatura atendiendo a la raíz propia del término encontramos la conjunción de dos signos del latín: nomen, del cual podemos extraer el significado de nombre, y calare que refiere al llamado o atribución. Resultando así el concepto de atribución de nombre o nombramiento de algo. Atendiendo a la pregunta que inicia este desarrollo podríamos establecer una linea de continuidad de significado respecto de la etiqueta siendo un analogía de lo planteado: etiquetar → nombrar. Si bien podríamos pensar que el acto de nombramiento supone solo asignar un nombre a una idea o cosa pre-existente al acto mismo eso supone un error fundamental. Podríamos utilizar la referencia Wittgeinstiana y callar respecto de lo que no se puede hablar, pero sería una posición bastante pesimista para un ensayo y nos precipitaría a colocar el punto final antes de tiempo. Prefiero llamar a la cita a E. Benveniste. “Es lo que se puede decir lo que delimita y organiza lo que se puede pensar. La lengua proporciona la configuración fundamental de las propiedades reconocidas por el espíritu a las cosas.” [E. Benveniste, 2004, p.70] Considero que este párrafo tiene la virtud de ser un gran clarificador por cuanto nos permite aproximarnos a una respuesta acerca de la función del lenguaje (y con ello del acto de etiquetar). Se desprende de la cita de referencia que la función del signo -tomado como unidad de la lengua- es bastante paradojal. El signo permite el acceso a la realidad, pero a una realidad de la que él mismo es puerta de acceso. En otras palabras: el lenguaje organiza aquello que se puede pensar; es en y por las categorías lingüísticas que podemos pensar -y construir- la realidad. Volviendo, luego de un pequeño desvío por el campo de la lingüística, pero desvío necesario al fin. Ahora estamos en mejores condiciones de preguntarnos de qué se trata este proceso que hemos de llamar etiquetado, específicamente ligado a la medicalización. Para esa tarea es necesario traer los enunciados directos que hemos de criticar. “Criterios para el diagnóstico de Trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Existen 1 o 2: seis (o más) de los siguientes síntomas de desatención han persistido por lo menos durante 6 meses con una intensidad que es desadaptativa e incoherente en relación con el nivel de desarrollo: Desatención: (a) a menudo no presta atención suficiente a los detalles o incurre en errores por descuido en las tareas escolares, en el trabajo o en otras actividades (b) a menudo tiene dificultades para mantener la atención en tareas o en actividades lúdicas (c) a menudo parece no escuchar cuando se le habla directamente (d) a menudo no sigue instrucciones y no finaliza tareas escolares, encargos, u obligaciones en el centro de trabajo (no se debe a comportamiento negativista o a incapacidad para comprender instrucciones) (e) a menudo tiene dificultades para organizar tareas y actividades (f) a menudo evita, le disgusta o es renuente en cuanto a dedicarse a tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido (como trabajos escolares o domésticos) (g) a menudo extravía objetos necesarios para tareas o actividades (p. ej. juguetes, ejercicios escolares, lápices, libros o herramientas) (h) a menudo se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes (i) a menudo es descuidado en las actividades diarias seis (o más) de los siguientes síntomas de hiperactividad-impulsividad han persistido por lo menos durante 6 meses con una intensidad que es desadaptativa e incoherente en relación con el nivel de desarrollo: Hiperactividad (a) a menudo mueve en exceso manos o pies, o se remueve en su asiento (b) a menudo abandona su asiento en la clase o en otras situaciones en que se espera que permanezca sentado (c) a menudo corre o salta excesivamente en situaciones en que es inapropiado hacerlo (en adolescentes o adultos puede limitarse a sentimientos subjetivos de inquietud) (d) a menudo tiene dificultades para jugar o dedicarse tranquilamente a actividades de ocio (e) a menudo "está en marcha" o suele actuar como si tuviera un motor (f) a menudo habla en exceso Impulsividad (g) a menudo precipita respuestas antes de haber sido completadas las preguntas (h) a menudo tiene dificultades para guardar tumo (i) a menudo interrumpe o se inmiscuye en las actividades de otros (p. ej. se entromete en conversaciones o juegos) Algunos síntomas de hiperactividad-impulsividad o desatención que causaban alteraciones estaban presentes antes de los 7 años de edad. Algunas alteraciones provocadas por los síntomas se presentan en dos o más ambientes (p. ej., en la escuela [o en el trabajo] y en casa). Deben existir pruebas claras de un deterioro clínicamente significativo de la actividad social, académica o laboral. Los síntomas no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno generalizado del desarrollo, esquizofrenia u otro trastorno psicótico, y no se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental (p. ej., trastorno del estado de ánimo, trastorno de ansiedad, trastorno disociativo o un trastorno de la personalidad). F90.0 Trastorno por déficit de atención con hiperactividad, tipo combinado (314.01) Si se satisfacen los Criterios A1 y A2 durante los últimos 6 meses F90.8 Trastorno por déficit de atención con hiperactividad, tipo con predominio del déficit de atención (314.00) Si se satisface el Criterio A1, pero no el Criterio A2 durante los últimos 6 meses F90.0 Trastorno por déficit de atención con hiperactividad, tipo con predominio hiperactivo-impulsivo (314.01) Si se satisface el Criterio A2, pero no el Criterio A1 durante los últimos 6 meses.” En primera instancia les ruego se remitan a la primera descripción general del cuadro y reparen en el término desadaptativa. Lo cual indicaría que el niño debería estar adaptado a un mundo y reglas adultas. Y continuando dentro de la misma lógica de estos enunciados es lícito plantear que, si algo no está adaptado, es porque su adaptación supone un forzamiento. Continuemos con la extracción de las categorías utilizadas en el texto: “no presta atención suficiente”, “dificultades para mantener la atención en tareas”, “parece no escuchar cuando se le habla”, “no sigue instrucciones y no finaliza tareas”, “tiene dificultades para organizar tareas”, “renuente en cuanto a dedicarse a tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido”, “extravía objetos necesarios para tareas o actividades”. Todas estas características se derivan de la variante desatencional del TDAH. Analicemos. Prestar atención, mantenerla sostenida en el tiempo, escuchar atentamente, seguir instrucciones, realizar tareas y cumplir obligaciones son en su totalidad términos que aluden a la actividad humana adulta y que son impuestos con fuerza institucional -veremos cuantas instituciones son las que colaboran a esta imposición- a sujetos que transitan por una etapa en la que el movimiento, el juego, la fantasía y otras actividades afines le son propias. Hasta tal punto la descripción que realiza el Manual es un forzamiento que los mismos adultos somos reticentes a sostener esas mismas características que demandamos en los niños. En otra vía de análisis podemos ver cómo, aquello que podría leerse sin ningún tipo de problemas (que de hecho hay prácticas que lo reconocen) como un síntoma de impotencia de las mismas instituciones en la domesticación del niño culmina siendo adosado al mismo atribuyéndole características patológicas. De lo que resulta un acallamiento de la expresión conflictiva del niño con su entorno, una patologización del mismo y una tranquilidad para las instituciones (familiares, escolares, etc) que les produce el hecho de saber que aquello era solo una enfermedad de ese niño y que nada los involucra. … Sigue leyendo “Los nombres y los niños: la medicalización de la infancia”

La dimensión ética de la praxis psicoanalítica

La dimensión ética de la praxis psicoanalítica   ¿Qué hacer ante LA Pregunta? ¿Habría que darle un sentido? ¿respuestas acabadas que suturen al sujeto y coarten la posibilidad del propio pensamiento a partir de respuestas dogmáticas? o ¿hacer de aquella pregunta un agente que posibilite el enfrentamiento del sujeto con su incompletud constitutiva posibilitando su propia apertura y pensamiento crítico al hacer con esa pregunta algo nuevo, una nueva creación dadora de un sentido particular? El analista se enfrenta infinidad de veces ante la demanda del paciente, demanda de felicidad, demanda de significación, demanda de amor, demanda de bien, pero la cuestión gira en torno al “quehacer” del analista en estas circunstancias. Adelantemos algo al respecto recordando a Freud en “Sobre el amor de transferencia” cuando explicaba que el analista no debe ceder ante la demanda de amor, como tampoco rechazarlo, debe mantenerlo ahí, ¿“flotando”?, y utilizarlo como herramienta para la cura; retengamos el “no ceder ante la demanda” y extrapolémoslo a todas las demandas que he enunciado anteriormente: El analista no debe prometer felicidad porque ese mismo concepto es una ilusión, no debe decir qué es el “bien” porque el mismo no lo sabe y no puede ponerse como medida del “bien”, no debe significar los dichos del paciente porque todo esto implica el taponamiento de la falta, aquí hay que jugar con la pregunta y con el vacío. Si bien la palabra deber, tantas veces enunciadas por mi anteriormente, parecieran indicar un dogmatismo más bien intentan delimitar por el lado del no la demarcación del análisis por sobre otros posicionamientos profesionales que pueda elegirse. El psicoanálisis y la ética de su práctica orientada por Das Ding y el Bien que él mismo entraña.   “Ese nada de particular que lo caracteriza en su función de significante es precisamente en su forma encarnada lo que lo caracteriza de vaso como tal. Es justamente el vacío que crea, introduciendo así la perspectiva misma de llenarlo. Lo vacío y lo pleno son introducidos por el vaso en un mundo que, por sí mismo, no conoce nada igual.” “…si el vaso puede estar lleno, es en tanto que primero, en su esencia, está vacío.” [Lacan S7, 149] Fragmento rescatado de la clase “De la creación Ex Nihilo”; Propongo que analicemos este párrafo bajo la traducción del título de esta clase: “De la creación desde la nada”. A que está haciendo referencia aquí Lacan si no es a ese vacío constitucional de toda  subjetividad, a ese vacío como lugar que ocupaba la Cosa y del que se han ocupado tan fehacientemente tanto el capitalismo como la religión intentando operar sobre él un llenado desde fuera y cuyo contenido remitía a un sentido impuesto a la existencia humana. También estamos aquí frente a la praxis del psicoanálisis como aquel que opera un vaciamiento de ese vaso, aquel que provoca al sujeto a enfrentarse a su propia falta, y en ese encuentro poder crear, no desde la nada misma sino desde el vacío, crearse para sí mismo una relación más estrecha con su deseo. “Esto es lo que conviene recordar en el momento en que el analista se encuentra en posición de responder a quien le demanda la felicidad. La cuestión del Soberano Bien se plantea ancestralmente para el hombre, pero él, el analista, sabe que esta cuestión es una cuestión cerrada. No solamente lo que se le demanda, el Soberano Bien, él no lo tiene, sin duda, sino que además sabe que no existe. Haber llevado a su término a un análisis no es más que haber encontrado ese límite en el que se plantea toda la problemática del deseo.” [Lacan S7, 357]   Aquel que consulta con un analista se ha angustiado o ha sentido culpa, y tanto la angustia como la culpa están en una relación directa con el deseo. La culpa por haber cedido y la angustia, como ya lo anticipaba Freud, como señal ante la proximidad del deseo, algo que el analizante sabe pero “a medias”. “Desde un punto de vista analítico, lo único de lo que uno puede ser culpable es de haber cedido ante su deseo” [Lacan S7, 319]   ¿Cómo se orienta la praxis del psicoanalista en este sentido?   Aquí es donde hay que interrogar lo que respecta al deseo del analista y al cual podemos entender desde dos posiciones. Por un lado el “deseo del analista” como aquel que orienta la cura, que anima a su prosecución y que debería leerse como deseo de analizar, y no de curar, hacer el bien o de lograr la felicidad en el sujeto –“un no-deseo de curar” [Lacan S7, 264]-, porque eso mismo sería proponerse como un discurso suturador en donde el analista sería la medida de la normalidad y del deseo, medida a la cual el analizante debería identificarse. Haciendo un juego de palabras podríamos decir que esa cita dice “en la consecución de la cura no se busca la felicidad del sujeto, y el único deseo que se pone en juego por parte del analista es el de analizar”. La no-identificación del deseo del analizante con respecto al deseo del analista es lo que está más cerca de la concepción de Lacan, quien puso de manifiesto que el Bien para nosotros, los analistas, nada tiene que ver con la búsqueda del placer; Das Ding marca un más allá del principio del placer y que de cruzarse lo que se encuentra es la muerte del sujeto, por lo tanto el Bien en psicoanálisis es un obstáculo en relación al deseo –en cuanto remite a la Cosa-, por lo que de alguna manera, cuando se propone como la dirección del análisis a una relación más estrecha del sujeto con respecto a su propio deseo, lo que se pone de manifiesto es una relación de cercanía y al mismo tiempo de lejanía con respecto a Das Ding. Por otro lado, aludiendo al deseo particular del analista habría que decir, siguiendo a Lacan, que lo que se propone es mostrar su deseo como una  mascarada de incógnita ante la interrogación del analizante, lo que permite la no-identificación del deseo del paciente con el del psicoanalista y a partir de allí la emergencia de la verdad del sujeto en relación a su deseo. Creo que es necesario poner de manifiesto que un deseo que podríamos calificar de “digno” –por cuanto se acerca lo más que se puede a Das Ding pero siempre bordeándolo y, por otro lado, se aleja lo más que puede a los imperativos superyóicos- es lo que se buscaría construir en un análisis, y digo construir porque ese posicionamiento implica una de-construcción (vaciamiento) y re-construcción particular del sujeto con respecto a su posición ante la falta y la caída o atravesamiento del fantasma. Fundamentemos esto con una cita lo suficientemente gráfica. “Todo lo que se articula de ella como bueno y malo divide respecto a ella al sujeto irrepresiblemente, irremediablemente dirá, y sin ninguna duda en relación a la misma Cosa: No existen el objeto bueno y el objeto malo ya que entran en el orden de la Vorstellung, están allí como índices de lo que orienta la posición del sujeto, según el principio de placer, en relación a lo que nunca será más que representación, búsqueda de un estado elegido, de un estado de anhelo, de espera, ¿de qué? De algo que está siempre a cierta distancia de la Cosa, aunque esté reglado por esa Cosa, la cual está más allá.” [Lacan S7, 80]   Lacan ha sido lo bastante claro al hablar del deseo del analista, de la posición de espejo vacío y de la interrogación por parte del propio sujeto sobre lo que remite a su problemática en cuanto al deseo, no nos dejemos engañar por ciertos pasajes en Freud que pareciera dar a entender que el objetivo del análisis en general es poder “aflojar” un poco los lazos prohibitorios de la sociedad que operan dentro del individuo y que son condición de la represión; en época de Freud tal vez los análisis ligaban la praxis en esa dirección, pero ¿qué pasaría cuando pensamos en la época post-moderna que estamos viviendo, hija del desenfreno y la desregulación? ¿Tendríamos que anudarle prohibiciones? Nada más lejos de esto está la práctica analítica, la cual, por medio del analista, permite al sujeto interrogarse acerca de los imperativos que en él lo alejan de su deseo, sean estos prohibitorios o imperativos del desenfreno.   La interrogación ya es poner en acto una operación de vaciamiento del vaso.     Bibliografía:   Lacan J. (1988). “La ética del Psicoanálisis”. Paidos, Buenos Aires.  

“La adolescencia como momento de constitución subjetiva y marcas de época: La imagen del héroe literario y la legalidad”

“La adolescencia como momento de constitución subjetiva y marcas de época: La imagen del héroe literario y la legalidad” Introducción: La idea de este trabajo es abordar la especificidad de la adolescencia en relación con unos fenómenos distintivos en el ámbito de la literatura. Estos fenómenos de referencia operan una captura del adolescente como objetivo para el consumo para lo cual el mercado editorial ha debido construir una imagen deseable para el sujeto en cuestión de un cierto estereotipo del adolescente. En ese sentido se torna interesante realizar un recorrido teórico de la adolescencia intentando delimitar conceptualmente a la misma de modo tal que nos permita luego proponer una articulación con lo expuesto anteriormente.   Delimitando la adolescencia   Tradicionalmente se utilizaba el marco biologicista para definir a la especificidad de este período de lo humano, afirmando que la adolescencia constituía un momento de transformación corporal y estallido hormonal que sumía en una situación de tal desequilibrio capaz de producir en el adolescente inestabilidad, irascibilidad y, dicho siempre por los adultos, la “falta de respeto”. No obstante el visible reduccionismo que operan las ciencias biológicas es imposible desconocer la existencia y la afección de este tipo de transformaciones que aquí hemos expresado, y mucho menos descalificarlo como una información útil. Sin embargo, el solo marco biológico nos es insuficiente para abordar lo que nos convoca. Sabemos por Freud que el período que estamos analizando constituía un “nuevo despertar sexual” el cual tenía como trabajo y característica fundamental realizar el movimiento de las pulsiones parciales a su unificación “al primado de la zona genital”. No es poco lo que encontramos en estas afirmaciones freudianas, de hecho es una de las primeras pistas que tenemos a disposición para poder abordar esta especificidad. Para Freud, los cambios corporales, en consonancia con las transformaciones pulsionales, estaban en íntima relación de aquello que podríamos llamar “una inscripción psíquica” de las transformaciones que sufre este adolescente a nivel somático. En términos de Lacan podríamos jugar con los registros, aventurando que la emergencia de un Real ha de ser asimilado por la estructura simbólica del sujeto. Entonces, hasta ahora sabemos que la adolescencia convoca no solo al cuerpo sino al psiquismo, sin embargo subsiste otra pregunta: ¿El adolescente, es un niño o un adulto? Creo que plantear la pregunta con ese dejo de ingenuidad nos permite situarnos en una posición que se aleje de ese “o” u “o”, precisamente al alejarnos de la pura dicotomía encontramos entre medio la puerta a la adolescencia. Si nos situamos en referencia a los niños sabemos que se encuentran en un estado de dependencia casi total con respecto a los adultos. En contraposición directa a la niñez, el mundo adulto supone una independencia lograda respecto de los padres. Si nos preguntamos por los adolescentes encontramos que los grises se avistan en el horizonte. Los “mutantes” de este período, en el sentido de la mutación; de cambio, están en una situación de límite o liminadlidad caminando con una pierna en la niñez y otra en la adultez. Todavía niños para algunas cuestiones y ya grandes para otras. La incertidumbre de esta posición y el trabajo fundamental del adolescente con respecto al desasimiento parental constituyen otras dos características intrínsecas del período de la adolescencia. “El adolescente sabe que ya no es un niño –y si no lo sabe no faltará quien se lo recuerde- pero sabe también que no es un adulto (algo que se le recuerda aún más) y se expone al ridículo si se deja ir y cree que es un adulto.” (Firpo, 2013, p.29) Siguiendo esta indicación acerca de la especificidad de la adolescencia pensamos que existe una imposición de trabajo para el psiquismo del sujeto y que ello es provocador de grandes transformaciones.         La bisagra de la adolescencia   Si, con razón, Freud afirmaba que en la adolescencia se impone el trabajo del abandono de los objetos parentales como aquellos objetos de la niñez a los cuales el infante dirigía su amor y su sexualidad, esto solo es posible sobre la base de la ley fundacional de la cultura que llamamos de prohibición del incesto. Tal legalidad supone u imperativo que permite la relación entre los miembros de un grupo estableciendo las posibilidades sobre un fondo de prohibición. Es decir: “La madre está prohibida, sin embargo puede tomarse cualquier otra mujer”. “(…) en virtud del diferimiento de la maduración sexual se ha ganado tiempo para erigir, junto a otras inhibiciones sexuales, la barrera del incesto, y para implantar en él los preceptos morales que excluyen expresamente de la elección de objeto, por su calidad de consanguíneos, a las personas amadas de la niñez” (Freud, 1905, p.205) La posibilidad solo emerge a partir de un límite que marca lo que se encuentra tajantemente prohibido. También sabemos que el abandono de las figuras parentales como objetos amorosos no se realiza de manera gratuita, el niño toma de la pareja parental rasgos indentificatorios que, podríamos aventurar, se pondrán en juego en la adolescencia. Ahora bien, el desasimiento parental no es lo mismo que el abandono de los objetos infantiles a cambio de las identificaciones. Este desasimiento implica todo un trabajo de movimiento subjetivo, de traslación de la órbita intra-familiar a la órbita extra-familiar. Este movimiento permite al adolescente construir nuevas relaciones sobre la base de la simetría, relaciones con los pares en las que se encuentra al mismo nivel y realizando las mismas operatoria psíquicas. Entonces, las relaciones de simetría con los pares se oponen a las relaciones asimétricas y de dependencia respecto de los adultos. “Uno de los trabajos que el adolescente debe realizar es el pasaje de lo familiar a lo extrafamiliar, y en lo extrafamiliar están los grupos de pares, los amigos, los otros.” (Firpo, p.104) Sigamos esta línea en la referencia freudiana: “Contemporáneo al doblegamiento y la desestimación de estas fantasías claramente incestuosas, se consuma uno de los logros psíquicos más importantes, pero también más dolorosos del período de la pubertad: el desasimiento respecto de la autoridad de los progenitores, el único que crea la oposición, tan importante para el progreso de la cultura, entre la nueva generación y la antigua.” (Freud, 1905, p.207). Con esto no queremos decir que la asimetría respecto de las figuras parentales sean un obstáculo en sí mismo, de hecho son necesarias para construir el psiquismo del niño vía las identificaciones y también para establecer los límites constitutivos de la subjetividad. Incluso se podría aventurar que, el des-dibujamiento de las figuras parentales que conduzcan a establecer una relación más simétrica o de “amistad” entre quienes deberían ejercer las funciones de padres y el niño, dificulta  la salida de la órbita familiar y, en ese sentido, el encuentro y la construcción de lazos con los “otros”, los pares. En introducción del Narcisismo Freud plantea un movimiento libidinal tras el abandono del Yo ideal que conduce al sujeto a la construcción del Ideal del Yo sustentado éste en ese narcisismo de las figuras parentales o de autoridad revivido sobre este niño. Siguiendo esta línea continuaremos el desarrollo suponiendo que lo que está en juego en la adolescencia es el ideal del yo con las identificaciones a los ideales de los padres, y que este poner en juego es, precisamente, el trabajo que, logrado, permitirá iniciar el pasaje a la órbita extra familiar y consolidar identificaciones.             El ideal del yo se pone en juego en la adolescencia   Comencemos con una cita de Freud: “Y sobre  este  yo  ideal  recae  ahora  el  amor  de  sí  mismo  de  que  en  la  infancia  gozó  el  yo  real.  El narcisismo aparece desplazado a este nuevo yo ideal que, como el infantil, se encuentra en posesión de todas las perfecciones valiosas. Aquí, como siempre ocurre en el ámbito de la libido, el hombre se ha mostrado incapaz de renunciar a la satisfacción de que gozó una vez. No quiere privarse de la perfección narcisista de su infancia, y si no pudo mantenerla por estorbárselo las admoniciones que recibió en la época de su desarrollo y por el despertar de su juicio propio, procura recobrarla en la nueva forma del ideal del yo. Lo que él proyecta frente así como su ideal es el sustituto del narcisismo perdido de su infancia, en la que él fue su propio ideal.” (Freud, 1914, p.91) Entonces, el Ideal del Yo funciona no solo como la condición de recuperación del narcisismo primario sino que también supone al mismo tiempo una distancia entre el yo actual y el Ideal instaurando de esa manera la noción de futuro; un más allá del ahora; de lo instantáneo. Y que tiene en el horizonte el ideal del Yo. Esto que situamos se vería dificultado si ese ideal al que aludimos fuera lo suficientemente inmenso para borrar la ilusión de la posibilidad de su cumplimiento y con esto producir una sensación de inhibición y de fracaso. Por otro lado, las identificaciones que constituyeron el ideal del yo del adolescente se van a poner en juego en este período, y decimos “poner en juego” con toda la imaginería que eso conlleva, es decir, no solo movilizarlas sino “apostarlas”. Por lo cual durante este período pueden afirmarse o perderse. Recordemos que, como habíamos dicho anteriormente, en el adolescente se impone un trabajo de constituir un “nosotros” con respecto a sus pares, entablar con ellos relaciones de simetría y en ese sentido es que podemos decir que el ideal se pone en juego, no solo como posibilidad de perder identificaciones sino también como posibilidad de producir nuevas en esa instancia de grupalidad. La inserción del adolescente en diversos grupos usualmente tiende a establecerse en relación a ideales específicos y en gran medida constituidos por el mercado haciendo caer al adolescente a la categoría de consumidor y, en caso de no ser así, expulsado de la instancia grupal; rechazado por sus pares a causa de no compartir las insignias del grupo. Aquí es donde comienza a ingresar la problemática establecida en el subtítulo del trabajo. Retomando la cuestión, ¿De qué manera afectan las figuras literarias actuales en la literatura juvenil a los adolescentes? En primer lugar es necesario expresar a que nos referimos cuando planteamos a estas “figuras literarias actuales”, pero adelantamos la consideración de que éstas parecen operar, vía la figura del héroe, como Yo ideal. En estos últimos años estamos asistiendo a un fenómeno de publicaciones masivas de historias dirigidas especialmente a adolescentes, de hecho nombradas “literatura juvenil” por las grandes editoriales y que tienen como estructura fundamental lo que se ha dado en llamar distopía. Contraria a la idea de utopía, esta distopía es una especie de género literario en el cual pueden establecerse una serie de rasgos comunes. Por un lado tenemos una sociedad ficticia, irreal y aparentemente perfecta. Construida a base de reglas extremadamente rígidas e incuestionables impuestas por figuras de gran poder que infunden temor en todo el conjunto social. El protagonista es sobre quien recae la función de ir cuestionando paulatinamente, de acuerdo a la idea del proceso de  auto reconocimiento del héroe, las reglas a las que están sometidos. Tal proeza comienza estableciendo lo que parecería ser una mera duda o cuestionamiento adolescente. Trascurrida la trama los cuestionamientos comienzan a tomar un vuelo más radical ante el encuentro de aspectos ocultos del sistema. Usualmente podemos ver como el protagonista “contagia” de esta duda a un pequeño grupo de pares que lo ayudarán en la hazaña de destruir el sistema y liberar a la sociedad de las opresoras leyes y de sus eternos representantes. Lo llamativo de esta figura de héroe radica en el hecho de que el protagonista siempre es un adolescente. Lo mencionado podría indicar, por un lado, que si el personaje del héroe es un adolescente, lo es precisamente porque esa figura, culturalmente, reviste la idea de la rebeldía. No obstante también podríamos plantear, y pensando como el mercado ha situado al sujeto en cuestión como un consumidor, que si la figura literaria del héroe es un adolescente es precisamente porque su público también lo es. La pregunta que vuelve a imponerse es la siguiente: ¿qué ocurre con el momento de constitución psíquica de la adolescencia cuando lo que consume como insignia es la imagen de un adolescente rebelde que desafía las leyes y que siempre triunfa en su cometido? ¿Podríamos pensar que esas imágenes de omnipotencia de los personajes literarios son propuestas como identificaciones y tomadas por los adolescentes? Si fuera así, y probablemente lo sea de acuerdo a la lógica penetrante del mercado, podríamos decir que, sumisamente, los adolescentes compran la imagen del adolescente revolucionario. Una paradoja interesante, sin embargo podría ser un gran punto de apoyo para el trabajo con los mismos. No solo para la elaboración de la legalidad como límite posibilitador, para el acompañamiento con respecto a la construcción de los ideales sino también de apuntalamiento para el trabajo del rebelado de los adolescentes pero con respecto a los imperativos del mercado. Tal vez el mismo sistema perverso de consumo haya dado algunas pautas para el trabajo analítico con adolescentes. Si el gran trabajo de los actuales adolescentes es decir “No” a los mandatos, a los imperativos de consumo del mercado, entonces puede jugar a nuestro favor la figura misma del adolescente revolucionario a fin de que su revolución no sea contra las layes de la ciudad –lo cual conllevaría grandes peligros para sí y para otros- sino poder encausar esa rebeldía contra los mandatos del mercado. El gran “No” está en la figura del adolescente “héroe”. Siguiendo esta línea resulta interesante tomar dos fragmentos del libro “Los Bárbaros” de Alessandro Baricco en el cual presenta, desde la metáfora del microcosmos del vino, unas de las características del adolescente sometido a los mandatos del imperio del consumo. “La disminución de la calidad ha coincidido con un aumento de la cantidad. Desde que circula un vino simple y espectacular hay muchas más personas que beben vino. En este caso, como en muchos otros, la pérdida del alma parece ser el precio que hay que pagar por la expansión de un negocio que, de otra forma, tendría dificultades. […] el alma se pierde cuando se dirige hacia una comercialización en auge.” (Baricco, 2006, p. 45) Trascendiendo la metáfora enológica, lo que podemos ver aquí es que el autor realiza un paralelo entre la falta de tiempo, de maduración y de espera y la carencia de “alma”. En el ámbito de la literatura estamos ante una situación estructuralmente análoga. A los adolescentes lectores se les ofrece, y cada vez en mayor cantidad, una variedad de libros y de historias que carecen de ese tiempo de decantación necesario del texto antes de su revisión y publicación como diría Umberto Eco en “Confeciones de un joven novelista”. Y no solo que se les ofrece esta gran cantidad de historias deficitarias en cuanto a maduración o “alma”, a decir de Baricco, sino que se les imponen, y no tan sutilmente, maratones de lectura en donde lo que cuenta es la cantidad de libros que has podido tragar instaurando así una dimensión en donde la temporalidad parece esfumarse, precisamente por la falta de corte que instauran este tipo de eventos. Lo que prima es la cantidad de libros leídos y no la marca que ellos han dejado, lo cual se puede poner en duda a partir de lo expuesto con anterioridad de que esas historias tengan la posibilidad de marcar al lector, no obstante y para no pecar de universalizantes vamos a pretender que muchas historias promocionadas y vendidas por esas lógicas del consumo en cantidad tienen la capacidad de marcar subjetivamente al lector. Ahora bien, la vertiginosidad impuesta en los maratones constantes veda esa chance. En otros pasajes del texto, Baricco, siguiendo la metáfora del adolescente como bárbaro, afirma: “[…] en las consignas de los bárbaros se escucha el suave diktat del imperio.” (Baricco, 2006, p.51) Con lo cual interpretamos, las imposiciones del mercado se escucha en los decires del adolescente, y son ante éstas imposiciones contra las que hay que dirigirlos, contra ellos tienen que lograr el NO y posibilitar esa detención que no solo permitiría “saborear el vino” sino instaurar, entre otras cuestiones, la dimensión de la temporalidad que tan importante es para el adolescente, habitante de un des-tiempo.     … Sigue leyendo “La adolescencia como momento de constitución subjetiva y marcas de época: La imagen del héroe literario y la legalidad”

Intervenciones en la transferencia de Jacques Lacan

Intervenciones en la transferencia de Jacques Lacan   Intentaré abordar el emblemático caso “Dora” de Freud apoyándome en los textos de Jacques Lacan, “Intervenciones en la transferencia” y “Dora y la Joven homosexual del seminario sobre “Las relaciones de Objeto”. Tomaré primero, por orden de generalidad decreciente, “Intervenciones en la transferencia”. En el desarrollo del mencionado texto podemos encontrar cíclicamente, “Desarrollos de verdad” e “Inversiones dialécticas”, lo cual impone la tarea de poder comprender a que se refiere Lacan con ello. Por desarrollo de verdad se comprende como aquello que se devela en situación analítica para el sujeto y que comprende grandes implicancias. Tanto los desarrollos como las inversiones provienen de la concepción Hegeliana de la Dialéctica, en donde se concibe que a raíz de una tesis se realiza una negación de la misma, accediendo a una antítesis o un nuevo desarrollo. Lacan lleva esta dinámica dialéctica de Hegel para explicar que ante el desarrollo de una verdad, no se continúa por la misma línea (metonimia), sino que mediante  una “inversión dialéctica”, se produce un nuevo desarrollo de verdad. Invertir el desarrollo de verdad es darle un giro, cortar con la línea metonímica y provocar un nuevo desarrollo de verdad. Por lo cual, luego de la intervención del analista sobre una “tesis”, se produce la antítesis o desarrollo de verdad. En éste texto, Lacan pone de manifiesto la esencia de las intervenciones en análisis para realizar un contrapunto con aquellos “errores” de Freud en el caso Dora, donde, haciendo lo opuesto a una intervención, insiste en “llenar” de significado al discurso de Dora. Pasaré a poner de manifiesto los “desarrollos de verdad” y las “inversiones dialécticas” para concretizar la exposición:   Primer desarrollo de verdad: Hace su aparición la verdad de que el padre de Dora y la Señora K son amantes, y medias tintas aceptado por el señor K, no sin obtener algo a cambio y que es precisamente por parte del padre de Dora, a ella misma como parte de un intercambio. (De esto se da cuenta Freud)   Primer inversión dialéctica: Ante todo lo expuesto anteriormente, Freud le pregunta a Dora cual es su implicancia en todo aquello de lo que se queja.   Segundo desarrollo de verdad: Dora ha sido una pieza fundamental y ha sostenido esta estructura de relaciones por dos años. En ésta estructura de relaciones, se produce una circulación de regalos que vienen a sustituir la impotencia sexual del padre. Los regalos, partiendo del padre hacia la señora K, retornan a Dora por lo que dispensa el señor K, sin perjuicio, continúa Lacan, de los regalos recibidos por fuente directa del padre a ella y la madre de manera compensatoria por el agravio a la mujer legítima. Dora se mantiene en una relación edípica hacia su padre sustentada por una identificación al mismo y favorecida por la impotencia sexual que manifiesta. Estas  son las referencias al bagaje sintomático de la paciente.   Segunda inversión dialéctica: En éste momento Freud pregunta, a la luz del segundo desarrollo de verdad, como es posible que, de sostener el circuito de relaciones, Dora lo corte y dirija hacia la señora K unos celos desmedidos teniendo en cuenta la complacencia antedicha. Aun más, se pregunta cómo es posible que Dora experimente aquellos celos siendo que la señora K era su mas íntima confidente.   Tercer desarrollo de verdad: Dora estaba fascinada con la señora K (“Su cuerpo blanquísimo”), aquello ya puede verse en el sueño y mas precisamente en la adoración de Dora hacia la Madonna expresada mediante la mirada atenta y extendida sobre la pintura.   Tercer inversión dialéctica: Freud preguntaba, “Si ésta es la mujer de la que usted sufre tan amarga desposesión, ¿Cómo no le tiene rencor por la redoblada traición de que sea de ella de quien partieron esas imputaciones de intriga y perversidad que todos comparten ahora para acusarla a usted de embuste? ¿Cuál es el motivo de esa lealtad?” El valor real de la señora K para Dora reside, no en su valor de individuo, sino en su valor de misterio, el misterio que para Dora encarna su propia feminidad y del cual la señora K se ofrecía como la Otra mujer que era deseada por SU objeto (El padre).   Dice Lacan, que para toda mujer, el problema de su condición es en el fondo aceptarse como objeto de deseo para el hombre, y es éste para Dora el misterio que motiva su idolatría hacia la señora K. Siguiendo la línea de pensamiento de Lacan, él creía fundamental que Freud en la tercera inversión dialéctica hubiese orientado a Dora hacia el reconocimiento de lo que era para ella la señora k, y obteniendo así las confesión de los últimos secretos de su relación con ella le abriría a Dora, el camino de reconocimiento del objeto viril. Aquí es donde entra lo que se suele denominar como “el error de Freud” y se desprende de los prejuicios socio-morales de la época que aun estaban muy presentes en Freud y que se pueden apreciar en las primeras formulaciones del complejo de Edipo, cuando versa sobre una tendencia natural de las niñas hacia los padres y de los niños hacia la madre. Por lo expuesto es que Freud insiste, en oposición a la esencia propiamente freudiana, en que Dora estaba enamorada del señor K, observando en sucesivas interpretaciones sobre diversos materiales, todo ello en dicha dirección.   Tal vez, y esto corresponde a una visión particular de quien les habla, Freud se puso demasiado “el traje” del señor K, es decir, que ambos quitaron a la señora K del circuito, el señor K diciendo que su mujer no es nada para él y Freud omitiendo el valor que la señora K significaba para Dora dejándola fuera del análisis. ¿qué logró? Una bofetada al igual que el señor K. Dora dejó el análisis.   En fin, lo que Lacan intenta rescatar con este error de Freud, es mostrarnos a los analistas el modo correcto de proceder en las interpretaciones, a modo de inversión dialéctica, es decir, provocando la apertura hacia un nuevo desarrollo de verdad que tenga por fuente el mismo paciente, siempre cuidando esa neutralidad y evitando la significación por sobre el paciente. En palabras de Lacan: “…un no actuar positivo con vistas a la ortodramatización del paciente.”

Dora y la joven homosexual, seminario 4 de Jacques Lacan

Dora y la joven homosexual, seminario 4 de Jacques Lacan   El objetivo de este capítulo del seminario 4, es poner de manifiesto las diferencias sustanciales que hacen del caso “Dora” y el de la joven homosexual, similares, pero a sí mismos diferentes. Primero deberíamos repasar la estructuración histérica. En un primer momento, la niña, presa de la envidia del falo, abandona el objeto madre la cual está privada de éste y se dirige al padre, quien tiene falo y está dotado (potencia) para satisfacer a la niña del deseo de un hijo proveniente de la ecuación simbólica Pene imaginario-niño. La idea de un padre potente y dador es en sí inconsciente. En el caso de la joven homosexual, el quiebre se produce al momento de que éste padre potente otorga a la madre un niño. Satisface el deseo de la madre en detrimento del deseo de su hija. Un niño real frustra y corta la relación imaginaria de la sujeto con el niño imaginario. Todo esto lleva a transformar las relaciones, la relación entre la sujeto y el padre, menciona Lacan, está situada en el eje simbólico (podría decirse para explicarlo que esa ubicación radica, en la compensación simbólica que podría hacer el padre otorgando un niño al deseo de falo de la niña, como así también es factible pensar que esa relación simbólica, además, está mantenida por la separación que produce la prohibición del incesto. Se está unido por lo que está prohibido.) Ésta relación mantenida en el eje simbólico pasa a ubicarse dentro del registro imaginario, produciéndose una identificación de la sujeto a su padre (identificación Yo a Yo). También en éste punto, Lacan sitúa la proyección hacia fuera de una idea inconsciente, la idea del padre potente se proyecta hacia fuera pero en esa proyección quien es potente es el Yo identificado, es decir, la joven homosexual. Ésta identificación y su proyección, posibilitada por la aparición del niño real, conlleva a una mostración perversa de la joven, “Mira padre, yo te mostraré como se corteja a una mujer”. Desde éste punto de vista me atrevo a decir que la joven homosexual no se ubica dentro de la estructura perversa, mas bien, es una joven histérica. ¿porqué afirmo esto? Si se observa detenidamente con los elementos que nos propone Lacan, la joven continúa atada al padre, de una manera diferente a Dora (que ya trabajaré), está atadura al padre se hace evidente por su identificación a él y también por los reproches dirigidos al padre, que exterioriza al cortejar a la dama. La joven homosexual mantiene viva la promesa de un hijo por parte del padre. No está de mas observar, que la joven no es estrictamente homosexual, no tiene por objeto de deseo a las mujeres y eso se patentiza cuando Freud destaca que ante el cortejo de una mujer, la joven la rechaza y afirma Freud que la sujeto no ha tenido encuentros homosexuales con ninguna mujer, de hecho, la dama a la que ella corteja no accede nunca a intimidades con la joven e incluso la insta a que se aleje de ella. En esta mostraciones de la sujeto, que como he dejado en claro, no es homosexual mas que en un acto de mostración perversa, lo que realiza, dice Lacan, es una metonimia, es decir, dar a entender algo hablando de otra cosa. En éste caso, demuestra al padre como debe cortejarse a una mujer por lo que ella no tiene, mostrando una mascarada homosexual. Bajo estas elucidaciones se me impone una pregunta ¿Qué manera hay de mostrar como se corteja a una mujer, si no es haciéndolo ella misma (en postura homosexual) a otra mujer? Con esto cerramos el análisis de la joven homosexual y pasaremos al tratamiento que hace Lacan de Dora. En el análisis del caso clínico, Lacan nos muestra que siguen manteniéndose los mismos elementos, la joven, el padre y la dama. Dora es presentada a Freud como una enferma por parte del padre, quien se alarma ante el descubrimiento de una carta de suicidio que tiene todas las características de una mostración a modo de llamado de atención. Éste padre y la misma Dora le ocultan a Freud el hecho de que el padre tenga como amante a una tal Señora K. El padre y la sujeto mantienen una relación de cuarteto con la otra pareja, el señor y la señora K. A diferencia del caso de la joven homosexual, en el que la joven introduce a la dama como tercer elemento, en “Dora”, el padre es el que introduce a la señora K. al circuito. Dentro del historial se destaca claramente que Dora reivindica el amor por su padre sintiéndose arrebatada del mismo por la señora K. Ante esta situación Freud deduce con audacia, que la joven tenía pleno conocimiento de la relación del padre con la señora K, y aun mas, sostenía ella misma el vinculo entre ambos y era entregada por el padre a modo de recompensa, al señor K. Es en esos momentos cuando Freud le pregunta acerca de su implicancia en el circuito relacional.   En el transcurso del historial podemos ver que Dora mantenía una relación muy especial con la señora K., a quien luego se contrapondrá y pedirá al padre que concluya la relación con dicha señora. Pasemos a considerar la figura del señor K. en el circuito. Sin lugar a dudas, éste personaje era una figura muy importante para Dora y mantenía con el un vínculo libidinal, nos obstante, la naturaleza de ese vinculo no era del modo en que Freud lo estaba viendo, insistiendo acerca del amor de ella por el señor K., mas bien, éste sujeto era el personaje viril con el que Dora se identificaba. En la medida en que su Yo se identificaba con el Yo del señor K. ella era el señor K., y desde ahí Dora se vincula con la señora K. (recordemos que la misma protagonista del historial había reemplazado a la señora K. en sus funciones como ser, cuando cuidaba a los hijos.). Recordemos ahora, en el segundo sueño de Dora, el momento en el que ella se queda adorando por dos horas a la Madonna, ¿por qué la adora?, dejemos ésta pregunta de lado por unos instantes y volvamos a considerar la relación de la señora K., con la joven. La señora K. es objeto de adoración por quienes la rodean, tiene a su marido y también el mismo padre de la joven mantiene relaciones con ella, ésta mujer representa para Dora su pregunta “¿Qué es ser una mujer?” y parece ser que para Dora la respuesta está en esa mujer a la que todos ADORAN, he aquí la significación del fragmento del sueño en donde ella ADORA a la Madonna por horas y la mira fascinada, observamos aquí como la señora K. está representada por la Madonna en el sueño de Dora. A diferencia del caso de la joven homosexual, en éste historial tenemos un padre impotente, acosado por varias enfermedades que lo dejan convaleciente y que Dora espera de él un don que nunca recibe, podríamos decir, un padre impotente al cual la sujeto ama y se mantiene apegada. Volviendo a la pregunta de Dora sobre “¿Qué es ser una mujer?” podríamos desarrollarla y decir “¿qué es lo que mi padre ama mas allá de la señora K.?” Dora se aferra precisamente a lo que su padre ama en otra en la medida en que no sabe que es lo que es. La señora K. hace lo que dora no puede hacer, es decir, ser objeto de deseo de un hombre, posicionarse como objeto de deseo, y si no lo puede hacer es porque no sabe como, y esta señora estaría encarnando su “pregunta” y eso mismo es lo que provoca la satisfacción de que su padre ame a la señora K. Ahora, ¿por qué Dora insiste en que el padre termine la relación con esa mujer? Para que eso sucediera, el circuito se debe haber roto y aquí juega otro papel fundamental el señor K. Dora le pega la bofetada cuando él, con su frase “junto a mi mujer no hay nada”, la anula del circuito a la señora K. autoeliminándose del mismo. Si junto a la señora K. no hay nada, entonces ya no encarna a la pregunta de Dora, ella ya no se fascina con la señora K. y no puede permitir de que su padre la ame, pues si la señora K. ya no encarna su pregunta, ella no es el “mas allá” de la señora K. en la relación con su padre. Si el señor K. solo está interesado en ella, entonces el padre solo está interesado en la señora K. y esto es lo que no puede tolerar Dora, porque ella no sabe como ser un objeto de deseo de otro. Allí es cuando la paciente comienza con sus demandas hacia el padre y reivindica su amor hacia él.

Uno por Uno

  Uno y uno Me vi avasallado por esa sensación de pequeñez, de insignificancia frente a la magna inmensidad del mar mientras la esperaba. Sabía que faltaba poco para volver a verla, sin embargo experimenté cada uno de esos segundos como si fueran una eternidad a la luz de los acontecimientos del día de ayer. … Sigue leyendo Uno por Uno