Los Nombre y los Niños: la medicalización de la infancia

El texto se encuentra disponible en la web de la revista psicoanlítica Fort-Da. Link: http://www.fort-da.org/fort-da12/delponte.htm

Anuncios

La dimensión temporal en la práctica analítica : lo actual, lo pasado y lo pasente

La dimensión temporal en la práctica analítica : lo actual, lo pasado y lo pasente Hemos sido bautizados en nuestro ingreso al Psicoanálisis por algunos mantras que, no estando en el camino equivocado, apagan la luz que permitiría doblar a la esquina y revisar el trayecto desde otra perspectiva. Hacer lectura es justamente eso, darle … Sigue leyendo La dimensión temporal en la práctica analítica : lo actual, lo pasado y lo pasente

La dimensión ética de la praxis psicoanalítica

La dimensión ética de la praxis psicoanalítica   ¿Qué hacer ante LA Pregunta? ¿Habría que darle un sentido? ¿respuestas acabadas que suturen al sujeto y coarten la posibilidad del propio pensamiento a partir de respuestas dogmáticas? o ¿hacer de aquella pregunta un agente que posibilite el enfrentamiento del sujeto con su incompletud constitutiva posibilitando su propia apertura y pensamiento crítico al hacer con esa pregunta algo nuevo, una nueva creación dadora de un sentido particular? El analista se enfrenta infinidad de veces ante la demanda del paciente, demanda de felicidad, demanda de significación, demanda de amor, demanda de bien, pero la cuestión gira en torno al “quehacer” del analista en estas circunstancias. Adelantemos algo al respecto recordando a Freud en “Sobre el amor de transferencia” cuando explicaba que el analista no debe ceder ante la demanda de amor, como tampoco rechazarlo, debe mantenerlo ahí, ¿“flotando”?, y utilizarlo como herramienta para la cura; retengamos el “no ceder ante la demanda” y extrapolémoslo a todas las demandas que he enunciado anteriormente: El analista no debe prometer felicidad porque ese mismo concepto es una ilusión, no debe decir qué es el “bien” porque el mismo no lo sabe y no puede ponerse como medida del “bien”, no debe significar los dichos del paciente porque todo esto implica el taponamiento de la falta, aquí hay que jugar con la pregunta y con el vacío. Si bien la palabra deber, tantas veces enunciadas por mi anteriormente, parecieran indicar un dogmatismo más bien intentan delimitar por el lado del no la demarcación del análisis por sobre otros posicionamientos profesionales que pueda elegirse. El psicoanálisis y la ética de su práctica orientada por Das Ding y el Bien que él mismo entraña.   “Ese nada de particular que lo caracteriza en su función de significante es precisamente en su forma encarnada lo que lo caracteriza de vaso como tal. Es justamente el vacío que crea, introduciendo así la perspectiva misma de llenarlo. Lo vacío y lo pleno son introducidos por el vaso en un mundo que, por sí mismo, no conoce nada igual.” “…si el vaso puede estar lleno, es en tanto que primero, en su esencia, está vacío.” [Lacan S7, 149] Fragmento rescatado de la clase “De la creación Ex Nihilo”; Propongo que analicemos este párrafo bajo la traducción del título de esta clase: “De la creación desde la nada”. A que está haciendo referencia aquí Lacan si no es a ese vacío constitucional de toda  subjetividad, a ese vacío como lugar que ocupaba la Cosa y del que se han ocupado tan fehacientemente tanto el capitalismo como la religión intentando operar sobre él un llenado desde fuera y cuyo contenido remitía a un sentido impuesto a la existencia humana. También estamos aquí frente a la praxis del psicoanálisis como aquel que opera un vaciamiento de ese vaso, aquel que provoca al sujeto a enfrentarse a su propia falta, y en ese encuentro poder crear, no desde la nada misma sino desde el vacío, crearse para sí mismo una relación más estrecha con su deseo. “Esto es lo que conviene recordar en el momento en que el analista se encuentra en posición de responder a quien le demanda la felicidad. La cuestión del Soberano Bien se plantea ancestralmente para el hombre, pero él, el analista, sabe que esta cuestión es una cuestión cerrada. No solamente lo que se le demanda, el Soberano Bien, él no lo tiene, sin duda, sino que además sabe que no existe. Haber llevado a su término a un análisis no es más que haber encontrado ese límite en el que se plantea toda la problemática del deseo.” [Lacan S7, 357]   Aquel que consulta con un analista se ha angustiado o ha sentido culpa, y tanto la angustia como la culpa están en una relación directa con el deseo. La culpa por haber cedido y la angustia, como ya lo anticipaba Freud, como señal ante la proximidad del deseo, algo que el analizante sabe pero “a medias”. “Desde un punto de vista analítico, lo único de lo que uno puede ser culpable es de haber cedido ante su deseo” [Lacan S7, 319]   ¿Cómo se orienta la praxis del psicoanalista en este sentido?   Aquí es donde hay que interrogar lo que respecta al deseo del analista y al cual podemos entender desde dos posiciones. Por un lado el “deseo del analista” como aquel que orienta la cura, que anima a su prosecución y que debería leerse como deseo de analizar, y no de curar, hacer el bien o de lograr la felicidad en el sujeto –“un no-deseo de curar” [Lacan S7, 264]-, porque eso mismo sería proponerse como un discurso suturador en donde el analista sería la medida de la normalidad y del deseo, medida a la cual el analizante debería identificarse. Haciendo un juego de palabras podríamos decir que esa cita dice “en la consecución de la cura no se busca la felicidad del sujeto, y el único deseo que se pone en juego por parte del analista es el de analizar”. La no-identificación del deseo del analizante con respecto al deseo del analista es lo que está más cerca de la concepción de Lacan, quien puso de manifiesto que el Bien para nosotros, los analistas, nada tiene que ver con la búsqueda del placer; Das Ding marca un más allá del principio del placer y que de cruzarse lo que se encuentra es la muerte del sujeto, por lo tanto el Bien en psicoanálisis es un obstáculo en relación al deseo –en cuanto remite a la Cosa-, por lo que de alguna manera, cuando se propone como la dirección del análisis a una relación más estrecha del sujeto con respecto a su propio deseo, lo que se pone de manifiesto es una relación de cercanía y al mismo tiempo de lejanía con respecto a Das Ding. Por otro lado, aludiendo al deseo particular del analista habría que decir, siguiendo a Lacan, que lo que se propone es mostrar su deseo como una  mascarada de incógnita ante la interrogación del analizante, lo que permite la no-identificación del deseo del paciente con el del psicoanalista y a partir de allí la emergencia de la verdad del sujeto en relación a su deseo. Creo que es necesario poner de manifiesto que un deseo que podríamos calificar de “digno” –por cuanto se acerca lo más que se puede a Das Ding pero siempre bordeándolo y, por otro lado, se aleja lo más que puede a los imperativos superyóicos- es lo que se buscaría construir en un análisis, y digo construir porque ese posicionamiento implica una de-construcción (vaciamiento) y re-construcción particular del sujeto con respecto a su posición ante la falta y la caída o atravesamiento del fantasma. Fundamentemos esto con una cita lo suficientemente gráfica. “Todo lo que se articula de ella como bueno y malo divide respecto a ella al sujeto irrepresiblemente, irremediablemente dirá, y sin ninguna duda en relación a la misma Cosa: No existen el objeto bueno y el objeto malo ya que entran en el orden de la Vorstellung, están allí como índices de lo que orienta la posición del sujeto, según el principio de placer, en relación a lo que nunca será más que representación, búsqueda de un estado elegido, de un estado de anhelo, de espera, ¿de qué? De algo que está siempre a cierta distancia de la Cosa, aunque esté reglado por esa Cosa, la cual está más allá.” [Lacan S7, 80]   Lacan ha sido lo bastante claro al hablar del deseo del analista, de la posición de espejo vacío y de la interrogación por parte del propio sujeto sobre lo que remite a su problemática en cuanto al deseo, no nos dejemos engañar por ciertos pasajes en Freud que pareciera dar a entender que el objetivo del análisis en general es poder “aflojar” un poco los lazos prohibitorios de la sociedad que operan dentro del individuo y que son condición de la represión; en época de Freud tal vez los análisis ligaban la praxis en esa dirección, pero ¿qué pasaría cuando pensamos en la época post-moderna que estamos viviendo, hija del desenfreno y la desregulación? ¿Tendríamos que anudarle prohibiciones? Nada más lejos de esto está la práctica analítica, la cual, por medio del analista, permite al sujeto interrogarse acerca de los imperativos que en él lo alejan de su deseo, sean estos prohibitorios o imperativos del desenfreno.   La interrogación ya es poner en acto una operación de vaciamiento del vaso.     Bibliografía:   Lacan J. (1988). “La ética del Psicoanálisis”. Paidos, Buenos Aires.  

“La adolescencia como momento de constitución subjetiva y marcas de época: La imagen del héroe literario y la legalidad”

“La adolescencia como momento de constitución subjetiva y marcas de época: La imagen del héroe literario y la legalidad” Introducción: La idea de este trabajo es abordar la especificidad de la adolescencia en relación con unos fenómenos distintivos en el ámbito de la literatura. Estos fenómenos de referencia operan una captura del adolescente como objetivo … Sigue leyendo “La adolescencia como momento de constitución subjetiva y marcas de época: La imagen del héroe literario y la legalidad”

“Intervenciones en la transferencia” – Jacques Lacan

Comentario sobre "Intervenciones en la transferencia" - Jacques Lacan En este recorrido se intentará la construcción de un comentario del texto “Intervenciones en la transferencia”, perteneciente a los Escritos 1 de Jacques Lacan, con una apoyatura en la clase “Dora y la Joven homosexual" del seminario sobre “Las relaciones de Objeto”. En el desarrollo de … Sigue leyendo “Intervenciones en la transferencia” – Jacques Lacan

Dora y la joven homosexual, seminario 4 de Jacques Lacan

Dora y la joven homosexual, seminario 4 de Jacques Lacan   El objetivo de este capítulo del seminario 4, es poner de manifiesto las diferencias sustanciales que hacen del caso “Dora” y el de la joven homosexual, similares, pero a sí mismos diferentes. Primero deberíamos repasar la estructuración histérica. En un primer momento, la niña, presa de la envidia del falo, abandona el objeto madre la cual está privada de éste y se dirige al padre, quien tiene falo y está dotado (potencia) para satisfacer a la niña del deseo de un hijo proveniente de la ecuación simbólica Pene imaginario-niño. La idea de un padre potente y dador es en sí inconsciente. En el caso de la joven homosexual, el quiebre se produce al momento de que éste padre potente otorga a la madre un niño. Satisface el deseo de la madre en detrimento del deseo de su hija. Un niño real frustra y corta la relación imaginaria de la sujeto con el niño imaginario. Todo esto lleva a transformar las relaciones, la relación entre la sujeto y el padre, menciona Lacan, está situada en el eje simbólico (podría decirse para explicarlo que esa ubicación radica, en la compensación simbólica que podría hacer el padre otorgando un niño al deseo de falo de la niña, como así también es factible pensar que esa relación simbólica, además, está mantenida por la separación que produce la prohibición del incesto. Se está unido por lo que está prohibido.) Ésta relación mantenida en el eje simbólico pasa a ubicarse dentro del registro imaginario, produciéndose una identificación de la sujeto a su padre (identificación Yo a Yo). También en éste punto, Lacan sitúa la proyección hacia fuera de una idea inconsciente, la idea del padre potente se proyecta hacia fuera pero en esa proyección quien es potente es el Yo identificado, es decir, la joven homosexual. Ésta identificación y su proyección, posibilitada por la aparición del niño real, conlleva a una mostración perversa de la joven, “Mira padre, yo te mostraré como se corteja a una mujer”. Desde éste punto de vista me atrevo a decir que la joven homosexual no se ubica dentro de la estructura perversa, mas bien, es una joven histérica. ¿porqué afirmo esto? Si se observa detenidamente con los elementos que nos propone Lacan, la joven continúa atada al padre, de una manera diferente a Dora (que ya trabajaré), está atadura al padre se hace evidente por su identificación a él y también por los reproches dirigidos al padre, que exterioriza al cortejar a la dama. La joven homosexual mantiene viva la promesa de un hijo por parte del padre. No está de mas observar, que la joven no es estrictamente homosexual, no tiene por objeto de deseo a las mujeres y eso se patentiza cuando Freud destaca que ante el cortejo de una mujer, la joven la rechaza y afirma Freud que la sujeto no ha tenido encuentros homosexuales con ninguna mujer, de hecho, la dama a la que ella corteja no accede nunca a intimidades con la joven e incluso la insta a que se aleje de ella. En esta mostraciones de la sujeto, que como he dejado en claro, no es homosexual mas que en un acto de mostración perversa, lo que realiza, dice Lacan, es una metonimia, es decir, dar a entender algo hablando de otra cosa. En éste caso, demuestra al padre como debe cortejarse a una mujer por lo que ella no tiene, mostrando una mascarada homosexual. Bajo estas elucidaciones se me impone una pregunta ¿Qué manera hay de mostrar como se corteja a una mujer, si no es haciéndolo ella misma (en postura homosexual) a otra mujer? Con esto cerramos el análisis de la joven homosexual y pasaremos al tratamiento que hace Lacan de Dora. En el análisis del caso clínico, Lacan nos muestra que siguen manteniéndose los mismos elementos, la joven, el padre y la dama. Dora es presentada a Freud como una enferma por parte del padre, quien se alarma ante el descubrimiento de una carta de suicidio que tiene todas las características de una mostración a modo de llamado de atención. Éste padre y la misma Dora le ocultan a Freud el hecho de que el padre tenga como amante a una tal Señora K. El padre y la sujeto mantienen una relación de cuarteto con la otra pareja, el señor y la señora K. A diferencia del caso de la joven homosexual, en el que la joven introduce a la dama como tercer elemento, en “Dora”, el padre es el que introduce a la señora K. al circuito. Dentro del historial se destaca claramente que Dora reivindica el amor por su padre sintiéndose arrebatada del mismo por la señora K. Ante esta situación Freud deduce con audacia, que la joven tenía pleno conocimiento de la relación del padre con la señora K, y aun mas, sostenía ella misma el vinculo entre ambos y era entregada por el padre a modo de recompensa, al señor K. Es en esos momentos cuando Freud le pregunta acerca de su implicancia en el circuito relacional.   En el transcurso del historial podemos ver que Dora mantenía una relación muy especial con la señora K., a quien luego se contrapondrá y pedirá al padre que concluya la relación con dicha señora. Pasemos a considerar la figura del señor K. en el circuito. Sin lugar a dudas, éste personaje era una figura muy importante para Dora y mantenía con el un vínculo libidinal, nos obstante, la naturaleza de ese vinculo no era del modo en que Freud lo estaba viendo, insistiendo acerca del amor de ella por el señor K., mas bien, éste sujeto era el personaje viril con el que Dora se identificaba. En la medida en que su Yo se identificaba con el Yo del señor K. ella era el señor K., y desde ahí Dora se vincula con la señora K. (recordemos que la misma protagonista del historial había reemplazado a la señora K. en sus funciones como ser, cuando cuidaba a los hijos.). Recordemos ahora, en el segundo sueño de Dora, el momento en el que ella se queda adorando por dos horas a la Madonna, ¿por qué la adora?, dejemos ésta pregunta de lado por unos instantes y volvamos a considerar la relación de la señora K., con la joven. La señora K. es objeto de adoración por quienes la rodean, tiene a su marido y también el mismo padre de la joven mantiene relaciones con ella, ésta mujer representa para Dora su pregunta “¿Qué es ser una mujer?” y parece ser que para Dora la respuesta está en esa mujer a la que todos ADORAN, he aquí la significación del fragmento del sueño en donde ella ADORA a la Madonna por horas y la mira fascinada, observamos aquí como la señora K. está representada por la Madonna en el sueño de Dora. A diferencia del caso de la joven homosexual, en éste historial tenemos un padre impotente, acosado por varias enfermedades que lo dejan convaleciente y que Dora espera de él un don que nunca recibe, podríamos decir, un padre impotente al cual la sujeto ama y se mantiene apegada. Volviendo a la pregunta de Dora sobre “¿Qué es ser una mujer?” podríamos desarrollarla y decir “¿qué es lo que mi padre ama mas allá de la señora K.?” Dora se aferra precisamente a lo que su padre ama en otra en la medida en que no sabe que es lo que es. La señora K. hace lo que dora no puede hacer, es decir, ser objeto de deseo de un hombre, posicionarse como objeto de deseo, y si no lo puede hacer es porque no sabe como, y esta señora estaría encarnando su “pregunta” y eso mismo es lo que provoca la satisfacción de que su padre ame a la señora K. Ahora, ¿por qué Dora insiste en que el padre termine la relación con esa mujer? Para que eso sucediera, el circuito se debe haber roto y aquí juega otro papel fundamental el señor K. Dora le pega la bofetada cuando él, con su frase “junto a mi mujer no hay nada”, la anula del circuito a la señora K. autoeliminándose del mismo. Si junto a la señora K. no hay nada, entonces ya no encarna a la pregunta de Dora, ella ya no se fascina con la señora K. y no puede permitir de que su padre la ame, pues si la señora K. ya no encarna su pregunta, ella no es el “mas allá” de la señora K. en la relación con su padre. Si el señor K. solo está interesado en ella, entonces el padre solo está interesado en la señora K. y esto es lo que no puede tolerar Dora, porque ella no sabe como ser un objeto de deseo de otro. Allí es cuando la paciente comienza con sus demandas hacia el padre y reivindica su amor hacia él.

¿Qué es el Derecho? – Psicoanálisis y Derechos, introducción al campo Forense

“¿Qué es el derecho?” El encuentro de hoy está marcado por una pregunta muy importante: ¿Qué es el derecho? Propongo que dejemos esta interrogación en suspenso para que podamos contestarla más adelante. Dicho esto, les dejo un nuevo interrogante que tal vez tenga la capacidad de abrirnos toda una vía de análisis y de la cual, cuando lleguemos al final, estemos en condiciones de poder dar alguna respuesta acerca de qué es el derecho. La pregunta en cuestión es: ¿Es el derecho lo mismo que la ley? Sigamos entonces este camino y vayamos por el carril de la ley. Si pregunto por este concepto, y no es necesario conocer de derecho para dar la respuesta, todos aquí podrán darme una respuesta. Incluso en esta misma institución hablamos constantemente de la ley: parloteamos de la ley del padre, de la prohibición del incesto; trabajamos con la legalidad. Ahora, ¿Qué es la ley o la legalidad? No voy a dar demasiados rodeos, lo voy a decir. La ley es un imperativo que se introduce y que permite la relación entre dos o más elementos, algo así como un puente, una bisagra, una frontera. La ley posibilita la relación entre los elementos, y lo logra sobre un fondo de prohibición, es decir, sobre la base de establecer conductas prohibidas. Podemos remitirnos incluso, para ilustrar esto que acabo de decir, a los famosos “mandamientos” que no son más que leyes que están ahí para regular y establecer las relaciones posibles entre los seres del mundo cristiano. Pensemos en el “No matarás”, ¿qué nos dice? Que puedo establecer una relación con mi semejante fuera del aniquilamiento. O traigamos otra, que es bastante curiosa: “No desearás la mujer de tu prójimo”, la cual establece que puedo entablar relaciones con mujeres, pero si éstas son mujeres de otro, la única posibilidad sería la amistad, cuya relación excluiría los sentimientos eróticos, o podríamos decir también que aquellos quedarían en el bolsillo. Volvamos un poco, de todos modos creo no haberme ido demasiado, siempre estuvimos hablando de la ley, y llegamos a decir, a modo general, que la ley regula las posibles relaciones entre elementos introduciéndose en el medio de éstos. ¿Qué otras leyes conocemos? Hay unas que están tan cerca y tan lejos a la vez. Se trata de las leyes codificadas, aquellas que, en su conjunto, constituyen enormes códigos escritos y que se van a clasificar según el área de la vida que regulen. Les adelanté algo que el profesor Degano les insistirá con vehemencia: las leyes capturan toda la vida, en su dimensión jurídica. Tenemos el código civil y comercial, que contiene en todo su articulado las regulaciones en esa materia. Por otro lado encontramos el código penal, que regula aquello que se relaciona con las conductas calificadas como delictivas. En relación a éstos encontramos los códigos procesales, de competencia provincial -vale la aclaración-, que organizan el modo en que se aplican las leyes en el ámbito de los juzgados, es decir, los pasos, tiempos y formas de actuar en el ámbito jurídico. Aunque no lo crean, aquí acabo de dar una pauta acerca de nuestra pregunta inicial por el derecho. Volviendo, tenemos también las leyes constitucionales, las cuales ubicamos en la constitución nacional que es la ley máxima de la nación. Como verán, tenemos muchas clases de leyes, y la clasificación continúa: Leyes programáticas y leyes operativas (o reglamentarias), incluso la misma ley penal es un modo particular de legislación organizado en tipos penales que serían -a riesgo de forzar los conceptos- algo similar a los tipos ideales de Max Weber pero aplicados a las conductas ilícitas. Se denominan ilícitas o antijurídicas porque se conciben como  reprochables jurídicamente. En contraposición a toda la gama de leyes que les he presentado, que calificamos de “positivas”, ubicamos las que llamamos leyes morales. Aquello que citaba anteriormente sobre los mandamientos son un ejemplo claro de las leyes morales, las cuales se caracterizan por tener una gran eficacia de cumplimiento pero éste no  resulta ser obligatorio desde el punto de vista jurídico, sí desde la propia moral —y con esto no quiero decir que las leyes morales no puedan luego constituirse en leyes escritas, o como también se denominan en el campo del derecho, leyes positivas. Positivas por haber sido sancionadas (o producidas) por un órgano competente mediante un proceso previamente establecido a nivel constitucional. Aunque no lo crean, volví a dejarles otra pauta de qué es el derecho. Pero antes de entrar de lleno con la interrogación que guía este discurso, es competente plantear otra interrogación: ¿Existe sociedad sin ley? Es pertinente ampliarla. ¿Es posible que existe una sociedad, tal como la conocemos, sin ningún tipo de legalidad o de ley? Ya sabemos cuál es esa respuesta porque conocemos la función de toda ley, recordemos: Permitir, organizar y regular la relación entre dos o más elementos. Y acaso, ¿podemos pensar que exista una organización social sin la legalidad? Por supuesto que no, y como les va a insistir el profesor, la vida está capturada en su totalidad por lo legal, es decir, en su dimensión jurídica. Ustedes se preguntarán qué lugar ocupa esa pregunta, y por qué la introduje. Bueno, el hecho es que, si podemos pensar que no puede haber una sociedad sin ley –incluso en el tan mencionado e idealizado “Estado de naturaleza” ya existe una ley que rige y es la del más fuerte.-  entonces estamos habilitados a afirmar que ellas son pensadas, producidas y puestas a regular la vida de la sociedad. Y son aquellos científicos o teóricos del derecho quienes participan, de diversos modos, en la producción de las mismas, como así también profesionales de diferentes disciplinas que juegan un rol consultivo para el establecimiento del texto legal. Consecuentemente la norma jurídica resulta ser un efecto de tensiones, conflictos, batallas, victorias y derrotas a nivel social –e intelectual- de líneas de pensamiento. Y cito: “Coincido con aquella concepción que define al Derecho como una práctica social específica de naturaleza discursiva que expresa los conflictos, las tensiones y los acuerdos de un grupo social en una formación económico social determinada, lo que supone colocarse lejos de la racionalidad idealista que representan tanto el positivismo cientificista como el jusnaturalismo metafísico. Ello implica una filiación epistemológica materialista.” [Aseff, lucía M.] Entonces, ¿Qué es el derecho?, el derecho, como acabamos de leer en las palabras de la Dra. Aseff, es una práctica social de naturaleza discursiva y, por lo tanto, no exento de tensiones. Creo que en este punto nos puede servir el concepto de campo de Pierre Bourdieu en el sentido de un campo en el cual se desenvuelve ese discurso específico al cual las tensiones le son inherentes, es decir, los conflictos entre “los recién llegados” y sus estrategias de subversión y “los que ya estaban” y sus estrategias de conservación con respecto al hábitus. Esto nos permite no solo marcar las tensiones discursivas inherente al campo mismo sino las interrelaciones, puntos de contacto de diversos discursos y, en este sentido, comenzar a preguntarnos cómo el discurso psicológico ingresa en un campo que no le es propio pero en el cual puede hablar. El derecho, como campo, condensa no solo a la norma jurídica sino también a quienes se desenvuelven en él: los abogados, los jueces, los fiscales, la policía, los teóricos del derecho, los empleados administrativos del poder judicial, los psicólogos forenses, los médicos forenses y cualquier otro profesional que desempeñe una actividad ligada al campo jurídico. El derecho también es conjunto de leyes. Y remarco el también porque lo que quiero significarles es que el derecho como práctica discursiva que se desenvuelve en un campo, el jurídico, es en el mismo en el que ustedes, si es que eligen actuar como psicólogos forenses, van a desempeñar una actividad profesional, lo cual es, una interdiscursividad.   Las fuentes del derecho Como ya hemos introducido la cuestión del derecho como práctica discursiva dentro de un campo podemos dar un paso más y plantear como, a lo largo de la historia y dentro de este mismo campo, se han dado debates muy intensos en torno a las fuentes del derecho, esto es, de dónde surgen, y deberían surgir, las normas jurídicas en su calidad de positivas.