Uno por Uno

  Uno y uno Me vi avasallado por esa sensación de pequeñez, de insignificancia frente a la magna inmensidad del mar mientras la esperaba. Sabía que faltaba poco para volver a verla, sin embargo experimenté cada uno de esos segundos como si fueran una eternidad a la luz de los acontecimientos del día de ayer. … Sigue leyendo Uno por Uno

La locura de-Lira

La locura de-Lira Una inmensidad devastadora se presentaba ante los ojos de Lira que, incrédula, observaba todo su alrededor en un intento desesperado por entender en dónde se encontraba. Lo último que recordaba se remontaba a la noche anterior, cuando vencida por el cansancio, se echó sobre su cama perdiendo rápidamente la conciencia. Sus ojos realizaban un ir y venir constante y frenético mientras se llenaban de las imagen de aquel lugar. Estaba lloviendo, pero sorprendentemente, de los pies al cielo. Cuando las pequeñas partículas de agua alcanzaban unos cuantos metros de altura se arremolinaban locamente para volver a caer violentamente, golpeando así el rostro de una confundida Lira. El agua repitió su danza incansablemente frente a la casi inmutable mirada de aquella señorita anonadada. En aquel mundo extraño no llovía en todos los espacios, de hecho, a unos escasos metros de donde ella aun se encontraba parada, el ambiente estaba seco e irrisoriamente iluminado a pesar de la carencia de algún sol o fuente de luz. Su pecho golpeaba con fuerte desesperación ante el miedo de lo desconocido y la consternación de la incertidumbre. Lira inspiró profundo y con los ojos cerrados, elevó su mirada y nuevamente la sorpresa la invadió provocando un gran temblor en su cuerpo. La imagen que presenciaba era tan bella como desconcertante, nunca antes vista, y no pudo evitar que un gemido de terror escapara de sus labios ante la visión de los casi diez anillos de incandescentes rocas que envolvían en forma de asterisco al pequeño mundo sobre el que ella estaba de pie. Sin esperarlo, y mucho menos poder preverlo, un nuevo remolino de lluvia golpeó en su rostro y algunas valientes gotitas irrumpieron en su boca. El espantoso gusto azufre del agua la arrancó de sus pensamientos al tiempo que un grito de asco imposible contener rompió con el silencio. Lira abrió los ojos y reconoció todo a su alrededor, la vieja lámpara verde, el olor de su cama, el ruido de la calle contigua a su habitación y el color rojo de las paredes con su característica mancha de humedad. El sabor azufre aún permanecía inamovible en su boca. Ella pudo sentirlo. Y más allá de su ventana logró ver como los anillos de rocas incandescentes se mostraban inmutables pero imponentes.

La eterna oscuridad

La eterna oscuridad   El mundo parecía dilatarse y contraerse frente a mis ojos oscilando locamente mientras mi cuerpo lo imitaba haciendo lo propio conmigo. Todo estaba tan confuso, mi mente era un mar alborotado de pensamientos a los cuales no podía abordar con claridad. Todo se sentía extraño, extremadamente extraño, como si el mundo ya no fuera el mundo. Intenté tranquilizarme respirando hondo y fijando mi vista en un único punto, el cuadro del florero espantoso que me había regalado mi madre, y así poder recuperar un poco de claridad. Tenía que dejar de pensar, solo respirar y mirar en el punto fijo. Necesitaba volver a tener dominio de mi mismo. En el instante que pude focalizarme en la horrenda pintura que tenía frente a mí, mis alrededores se estabilizaron, dejaron de hondear como una bandera y mi cuerpo comenzó a responder a mis propias demandas. Todo parecía volver a tener sentido y encarrilarse por la vía de la normalidad. ¿¡Qué me estaba sucediendo!? Las buenas noticias se esfumaron tan rápido como habían llegado. De aquel mal pintado cuadro, mis pensamientos divagaron por las flores hasta llegar a Lían. Lían era mi mejor amigo y había muerto hace unos pocos meses. Nunca me pude recuperar de su pérdida, él era mi hermano y compañero de la vida y ya no estaba conmigo. Yo, en parte, era culpable de ello. Recordar a Lían desencadenó en el más extraño suceso que había tenido esa noche, y no es que las cosas hayan sido bastante normales, de hecho estaba parado en un mundo que giraba a mi alrededor al igual que mi cuerpo, quien tampoco estaba bajo mis órdenes. Cuando todo parecía encaminarse, la figura de mi difunto amigo se hace presente ante mí. No sabría como describir aquel hecho mas que como lo más ominoso que me sucedió en la vida. Miles de sentimientos atravesaban mi existencia en ese momento. Primero el miedo ante la presencia de Lían, segundo, una gran extrañeza que me producía el no saber qué estaba sucediendo o porqué él estaba allí y, por último, la reactivación de todos mis sentimientos de culpa que aún guardaba a causa de su muerte. ¿Cómo podría hacer para decirles cuán aterrado estaba? No sabría como explicarlo con palabras, no así, mi cuerpo mostraba muy bien todo lo que me sucedía. Mis piernas temblaban al mismo momento que mi tórax, y la sangre era bombeada con tanta fuerza que podía sentir como la resistencia de mis venas comenzaban a ceder lentamente. Él fue el primero en hablar, yo, por mi parte, no quería siquiera existir.   -Hola Friedrich –me saludó él con una tranquilidad y naturalidad que resultaban fuera de tono por la situación que estaba viviendo. -…Lían… ¿Cómo…? -Es necesario que hablemos –replicó él con suavidad y regalándome una sonrisa que me permitió descomprimir un poco la presión de mi pecho –te he estado vigilando, no puedes seguir viviendo así Friedrich –finalizó con un semblante seguro. -¿Cómo? No puedo perdonarme Lían, yo fui el inútil que te llevó a la muerte, ¿cómo podría dejar de sentirme así cuando soy el único culpable? -Existe una solución, amigo mío –contestó guiñándome el ojo. Mi rostro no reflejaba todo lo que me sucedía, ni el miedo que me ataba, ni la extrañeza que me dominaba, y ni siquiera la culpa que me recorría intensamente, aunque de esto último no estaba tan seguro y por ello pregunté por la solución que mi amigo me estaba ofreciendo. -¿Y cuál es esa solución Lían? –pregunté largando cada palabra con una pesadez extraña a mi forma de hablar. -Solo tienes que cruzar la puerta –respondió él con sencillez. -¿Cruzar la puerta? ¿Cuál puerta? –pregunté mas confundido que intrigado. -Aquella Friedrich –señaló Lían a una antigua puerta de increíble altura que parecía tener mas de cien años por lo dañado de su madera y el cerrojo dorado que se ocultaba tras una gruesa capa de óxido. Jamás la había visto allí. ¿Me estaba volviendo loco o qué? ¿Estaría soñando? Un poco guiado por mis propios sentimientos de culpa que me llevaban a obedecer a mi difunto compañero casi sin vacilar y otro poco por mis ansias de poder abandonar esta realidad cargada de culpabilidades y de sufrimiento, decidí atravesar esas enormes placas de madera que aparecían como la solución a mi penosa vida, tal como me había asegurado mi hermano del corazón. Él no me mentiría jamás. Adelanté mis pasos en dirección a la enorme puerta, que estaba extrañamente en la pared de mi habitación, con la intención clara de atravesarla y terminar de una vez por todas esta locura. Cuando estuve frente a ella, bajé el picaporte pero la puerta no se abrió. Miré a Lían con gesto de interrogación y el me respondió de inmediato. -Sin una llave es imposible atravesar una puerta cerrada, Friedrich –me respondió al tiempo que estiraba su brazo y me alcanzaba una llave antigua que se manifestaba en perfecta combinación con la cerradura de la puerta. Ambas estaban asquerosamente oxidadas. Tomé la antigua llave con mi mano derecha y percibí, en el roce con mi piel, ese frío del metal que me hizo estremecer por completo. Estaba decidido a cruzarla, por lo que introduje la llave en la cerradura, la giré y aquellas enormes placas de madera se abrieron como por arte de magia. La oscuridad me llamaba a entrar. Sin dejar de tomar la llave entre mis manos atravesé la línea que separaba mi cuarto de la oscuridad inexplorada a la que me depositaba aquella entrada. De pronto todo fue negro, y él tenía razón, todo había desaparecido.   Friedrich se encontraba al pie de su cama, su rostro mostraba una tranquilidad con la que hacía mucho tiempo no se lo veía. En su mano derecha yacía inerte un cuchillo cubierto de una viscosidad rojiza y su pecho perforado. Había penetrado su integridad con un cuchillo tal como una llave penetra en una cerradura, había abandonado su mundo para sumergirse en una oscura eternidad.

Modos de ordenar la biblioteca

Dicen las malas lenguas -y rápidas también- que la biblioteca de una persona sugiere mucho de ella misma. No solo por lo que lee, sino por como cuida y organiza lo que ha leído. ¡Advertencia! Puedes leerte a tí mismo en la siguiente descripción. P.D. : Pendiente de ampliación según los comentarios que sucedan a … Sigue leyendo Modos de ordenar la biblioteca

El encuentro

El encuentro   La oscuridad reinaba en la pequeña habitación. No había ventanas, el ambiente se sentía frío y húmedo. Apenas unos pequeños soniditos provenían del interior de la misma. Una luz blanca y  fuerte irradiaba desde la fuente misma de los pequeños toqueteos rítmicos. Fabián se sentía observado. Miró hacia a sus espaldas dejando que la luz del ordenador iluminara lo suficiente para verificar si esa mirada que sentía tenía ojos o no. Nada. Dos tecleteos más y tuvo la sensación de que la mirada provenía desde su izquierda. Temeroso, con los labios secos y con un escalofrío que le recorrió toda la columna vertebral giró lento y plagado de miedo en su cuerpo. La abrazadora oscuridad no pudo ser quebrada por la poca iluminación interior. Todo era negro, sin embargo Fabián continuaba mirando fijamente hacia el mismo lugar. Estaba sudando cuando sintió como cada uno de sus vellos se erizaban dejando su piel porosa por unos instantes. Su respiración se incrementaba estrepitosamente. Mientras su cuerpo parecía haber sido esculpido en esa posición. El único movimiento que se podía percibir eran los golpes de su miocardio, que a cada segundo arremetía con más fuerza. Fabián tragó con dificultad y volvió su vista al ordenador para escribir unas líneas más. No tenía el valor de levantarse y correr hasta el interruptor de la habitación. <Solo existen en tu cabeza…> —se dijo intentando convencerse. Respiró hondo intentando borrar sus atemorizantes pensamientos y volvió a teclear. “Todo estaba oscuro cuando. La muerte caminaba a paso firme y lento dejando mover su túnica al capricho del viento. Disfrutaba cada instante previo sabiendo que llevarse a alguien consigo constituía una preciosa fugacidad. Era placer en extremo, pero, como todo placer, resultaba ser tan transitorio que podría dar la sensación no haber acaecido.” Fabián esperó unos segundos hasta escribir el punto del párrafo mientras evaluaba su producción. Sonrió en la negrura satisfecho de sus palabras. Una brisa lo arrebató de su momento de satisfacción. —Ciertamente resulta algo efímero, Fabián —escuchó casi en susurro a una voz que le dirigía sus palabras desde la lejanía. La muerte había movido su túnica y se acercaba. El corazón se aceleró a un ritmo cercano al infarto, las pupilas, aunque dilatadas, no podían ver absolutamente nada que no fuera en la pantalla del ordenador. Nuevamente su piel sudaba al ritmo de varios escalofríos que lo recorrían en locas direcciones. Respiraba fuerte y podía escucharse pero hablar resultaba imposible. Su boca estaba seca al igual que su lengua. Inmóvil, mudo y deseando estar delirando permaneció Fabián con las manos tomadas entre sí. —No temas, Fabián. Estoy halagado por la descripción que has hecho de mí. Nuevamente la voz que a duras penas logró escuchar. Cosa curiosa, porque la muerte estaba a su lado leyendo aquello que la pantalla permitía ver. La muerte lo miró y suspiró, deseando por primera vez no realizar su trabajo para que Fabián pudiera realizar el suyo. Pero, como era la muerte, no tenía jurisdicción sobre la vida. —Lo siento… —escuchó Fabián decir a la voz desde una extraña lejanía. El ritmo cardíaco continuó aumentando hasta ese momento en el que no pudo comprender como un sonido tan lejano podía haber desprendido aliento tan cerca de su oreja. Nadie muere de susto, pero sí de un infarto. El corazón de Fabián se detuvo con dolor estremeciendo todo su cuerpo. Cuando la sangre dejó de correr por sus venas la mano derecha se aflojó y dejó de tomarse el pectoral izquierdo. —Hola, Fabián —saludó cordialmente la muerte, siendo oída con toda claridad. Él estaba frente a ella, sin miedo, sin dolor y mirándola en el mismísimo lugar a donde debería haber unos ojos. Sintió su mirada e imaginó –nunca supo por qué- que la muerte la regaló una sonrisa de bienvenida en el momento que estiró la mano para guiarlo a través de un camino que solo ella podía recorrer. De esa manera la historia de Fabián llegó a su punto final, al igual que este breve relato que les lego como el último. La muerte espera paciente a mi lado hasta este punto final.

Día a Día

9/06/2015   Él está ahí. Agazapado mira, aún pequeño y tímido. Espera ansioso que ella se vaya. De a poco toma fuerzas, sus rayitos de luz van creciendo hasta cubrir la mitad de la tierra. Ha ocurrido. Un nuevo día ha nacido, y allí estamos, esperando que algo extraordinario suceda y que tome nuestro rumbo para darle un giro total. Nada sucede. Nos limitamos a ver consumirse, otra vez, a esa enorme vela, volvemos a desperdiciar una nueva oportunidad en la imbécil espera y creyendo, ilusamente, que nuestras cosas han de cambiar teniendo las manos en los bolsillos.   Javier del Ponte

Del vacío

Dedicado a todos aquellos que crean con las palabras: "Del Vacío" "Se presenta frente al papel, se enfrenta ante una inmensidad blanca que parece no tener fin. Lo atemoriza, lo abruma y siente que el blanco lo atrapa envolviendo su ser y bloqueando todo tipo de defensa a partir de las palabras. Ellas se encuentran … Sigue leyendo Del vacío