La eterna oscuridad

La eterna oscuridad   El mundo parecía dilatarse y contraerse frente a mis ojos oscilando locamente mientras mi cuerpo lo imitaba haciendo lo propio conmigo. Todo estaba tan confuso, mi mente era un mar alborotado de pensamientos a los cuales no podía abordar con claridad. Todo se sentía extraño, extremadamente extraño, como si el mundo ya no fuera el mundo. Intenté tranquilizarme respirando hondo y fijando mi vista en un único punto, el cuadro del florero espantoso que me había regalado mi madre, y así poder recuperar un poco de claridad. Tenía que dejar de pensar, solo respirar y mirar en el punto fijo. Necesitaba volver a tener dominio de mi mismo. En el instante que pude focalizarme en la horrenda pintura que tenía frente a mí, mis alrededores se estabilizaron, dejaron de hondear como una bandera y mi cuerpo comenzó a responder a mis propias demandas. Todo parecía volver a tener sentido y encarrilarse por la vía de la normalidad. ¿¡Qué me estaba sucediendo!? Las buenas noticias se esfumaron tan rápido como habían llegado. De aquel mal pintado cuadro, mis pensamientos divagaron por las flores hasta llegar a Lían. Lían era mi mejor amigo y había muerto hace unos pocos meses. Nunca me pude recuperar de su pérdida, él era mi hermano y compañero de la vida y ya no estaba conmigo. Yo, en parte, era culpable de ello. Recordar a Lían desencadenó en el más extraño suceso que había tenido esa noche, y no es que las cosas hayan sido bastante normales, de hecho estaba parado en un mundo que giraba a mi alrededor al igual que mi cuerpo, quien tampoco estaba bajo mis órdenes. Cuando todo parecía encaminarse, la figura de mi difunto amigo se hace presente ante mí. No sabría como describir aquel hecho mas que como lo más ominoso que me sucedió en la vida. Miles de sentimientos atravesaban mi existencia en ese momento. Primero el miedo ante la presencia de Lían, segundo, una gran extrañeza que me producía el no saber qué estaba sucediendo o porqué él estaba allí y, por último, la reactivación de todos mis sentimientos de culpa que aún guardaba a causa de su muerte. ¿Cómo podría hacer para decirles cuán aterrado estaba? No sabría como explicarlo con palabras, no así, mi cuerpo mostraba muy bien todo lo que me sucedía. Mis piernas temblaban al mismo momento que mi tórax, y la sangre era bombeada con tanta fuerza que podía sentir como la resistencia de mis venas comenzaban a ceder lentamente. Él fue el primero en hablar, yo, por mi parte, no quería siquiera existir.   -Hola Friedrich –me saludó él con una tranquilidad y naturalidad que resultaban fuera de tono por la situación que estaba viviendo. -…Lían… ¿Cómo…? -Es necesario que hablemos –replicó él con suavidad y regalándome una sonrisa que me permitió descomprimir un poco la presión de mi pecho –te he estado vigilando, no puedes seguir viviendo así Friedrich –finalizó con un semblante seguro. -¿Cómo? No puedo perdonarme Lían, yo fui el inútil que te llevó a la muerte, ¿cómo podría dejar de sentirme así cuando soy el único culpable? -Existe una solución, amigo mío –contestó guiñándome el ojo. Mi rostro no reflejaba todo lo que me sucedía, ni el miedo que me ataba, ni la extrañeza que me dominaba, y ni siquiera la culpa que me recorría intensamente, aunque de esto último no estaba tan seguro y por ello pregunté por la solución que mi amigo me estaba ofreciendo. -¿Y cuál es esa solución Lían? –pregunté largando cada palabra con una pesadez extraña a mi forma de hablar. -Solo tienes que cruzar la puerta –respondió él con sencillez. -¿Cruzar la puerta? ¿Cuál puerta? –pregunté mas confundido que intrigado. -Aquella Friedrich –señaló Lían a una antigua puerta de increíble altura que parecía tener mas de cien años por lo dañado de su madera y el cerrojo dorado que se ocultaba tras una gruesa capa de óxido. Jamás la había visto allí. ¿Me estaba volviendo loco o qué? ¿Estaría soñando? Un poco guiado por mis propios sentimientos de culpa que me llevaban a obedecer a mi difunto compañero casi sin vacilar y otro poco por mis ansias de poder abandonar esta realidad cargada de culpabilidades y de sufrimiento, decidí atravesar esas enormes placas de madera que aparecían como la solución a mi penosa vida, tal como me había asegurado mi hermano del corazón. Él no me mentiría jamás. Adelanté mis pasos en dirección a la enorme puerta, que estaba extrañamente en la pared de mi habitación, con la intención clara de atravesarla y terminar de una vez por todas esta locura. Cuando estuve frente a ella, bajé el picaporte pero la puerta no se abrió. Miré a Lían con gesto de interrogación y el me respondió de inmediato. -Sin una llave es imposible atravesar una puerta cerrada, Friedrich –me respondió al tiempo que estiraba su brazo y me alcanzaba una llave antigua que se manifestaba en perfecta combinación con la cerradura de la puerta. Ambas estaban asquerosamente oxidadas. Tomé la antigua llave con mi mano derecha y percibí, en el roce con mi piel, ese frío del metal que me hizo estremecer por completo. Estaba decidido a cruzarla, por lo que introduje la llave en la cerradura, la giré y aquellas enormes placas de madera se abrieron como por arte de magia. La oscuridad me llamaba a entrar. Sin dejar de tomar la llave entre mis manos atravesé la línea que separaba mi cuarto de la oscuridad inexplorada a la que me depositaba aquella entrada. De pronto todo fue negro, y él tenía razón, todo había desaparecido.   Friedrich se encontraba al pie de su cama, su rostro mostraba una tranquilidad con la que hacía mucho tiempo no se lo veía. En su mano derecha yacía inerte un cuchillo cubierto de una viscosidad rojiza y su pecho perforado. Había penetrado su integridad con un cuchillo tal como una llave penetra en una cerradura, había abandonado su mundo para sumergirse en una oscura eternidad.

Anuncios

Modos de ordenar la biblioteca

Dicen las malas lenguas -y rápidas también- que la biblioteca de una persona sugiere mucho de ella misma. No solo por lo que lee, sino por como cuida y organiza lo que ha leído. ¡Advertencia! Puedes leerte a tí mismo en la siguiente descripción. P.D. : Pendiente de ampliación según los comentarios que sucedan a … Sigue leyendo Modos de ordenar la biblioteca

El encuentro

El encuentro   La oscuridad reinaba en la pequeña habitación. No había ventanas, el ambiente se sentía frío y húmedo. Apenas unos pequeños soniditos provenían del interior de la misma. Una luz blanca y  fuerte irradiaba desde la fuente misma de los pequeños toqueteos rítmicos. Fabián se sentía observado. Miró hacia a sus espaldas dejando que la luz del ordenador iluminara lo suficiente para verificar si esa mirada que sentía tenía ojos o no. Nada. Dos tecleteos más y tuvo la sensación de que la mirada provenía desde su izquierda. Temeroso, con los labios secos y con un escalofrío que le recorrió toda la columna vertebral giró lento y plagado de miedo en su cuerpo. La abrazadora oscuridad no pudo ser quebrada por la poca iluminación interior. Todo era negro, sin embargo Fabián continuaba mirando fijamente hacia el mismo lugar. Estaba sudando cuando sintió como cada uno de sus vellos se erizaban dejando su piel porosa por unos instantes. Su respiración se incrementaba estrepitosamente. Mientras su cuerpo parecía haber sido esculpido en esa posición. El único movimiento que se podía percibir eran los golpes de su miocardio, que a cada segundo arremetía con más fuerza. Fabián tragó con dificultad y volvió su vista al ordenador para escribir unas líneas más. No tenía el valor de levantarse y correr hasta el interruptor de la habitación. <Solo existen en tu cabeza…> —se dijo intentando convencerse. Respiró hondo intentando borrar sus atemorizantes pensamientos y volvió a teclear. “Todo estaba oscuro cuando. La muerte caminaba a paso firme y lento dejando mover su túnica al capricho del viento. Disfrutaba cada instante previo sabiendo que llevarse a alguien consigo constituía una preciosa fugacidad. Era placer en extremo, pero, como todo placer, resultaba ser tan transitorio que podría dar la sensación no haber acaecido.” Fabián esperó unos segundos hasta escribir el punto del párrafo mientras evaluaba su producción. Sonrió en la negrura satisfecho de sus palabras. Una brisa lo arrebató de su momento de satisfacción. —Ciertamente resulta algo efímero, Fabián —escuchó casi en susurro a una voz que le dirigía sus palabras desde la lejanía. La muerte había movido su túnica y se acercaba. El corazón se aceleró a un ritmo cercano al infarto, las pupilas, aunque dilatadas, no podían ver absolutamente nada que no fuera en la pantalla del ordenador. Nuevamente su piel sudaba al ritmo de varios escalofríos que lo recorrían en locas direcciones. Respiraba fuerte y podía escucharse pero hablar resultaba imposible. Su boca estaba seca al igual que su lengua. Inmóvil, mudo y deseando estar delirando permaneció Fabián con las manos tomadas entre sí. —No temas, Fabián. Estoy halagado por la descripción que has hecho de mí. Nuevamente la voz que a duras penas logró escuchar. Cosa curiosa, porque la muerte estaba a su lado leyendo aquello que la pantalla permitía ver. La muerte lo miró y suspiró, deseando por primera vez no realizar su trabajo para que Fabián pudiera realizar el suyo. Pero, como era la muerte, no tenía jurisdicción sobre la vida. —Lo siento… —escuchó Fabián decir a la voz desde una extraña lejanía. El ritmo cardíaco continuó aumentando hasta ese momento en el que no pudo comprender como un sonido tan lejano podía haber desprendido aliento tan cerca de su oreja. Nadie muere de susto, pero sí de un infarto. El corazón de Fabián se detuvo con dolor estremeciendo todo su cuerpo. Cuando la sangre dejó de correr por sus venas la mano derecha se aflojó y dejó de tomarse el pectoral izquierdo. —Hola, Fabián —saludó cordialmente la muerte, siendo oída con toda claridad. Él estaba frente a ella, sin miedo, sin dolor y mirándola en el mismísimo lugar a donde debería haber unos ojos. Sintió su mirada e imaginó –nunca supo por qué- que la muerte la regaló una sonrisa de bienvenida en el momento que estiró la mano para guiarlo a través de un camino que solo ella podía recorrer. De esa manera la historia de Fabián llegó a su punto final, al igual que este breve relato que les lego como el último. La muerte espera paciente a mi lado hasta este punto final.

Día a Día

9/06/2015   Él está ahí. Agazapado mira, aún pequeño y tímido. Espera ansioso que ella se vaya. De a poco toma fuerzas, sus rayitos de luz van creciendo hasta cubrir la mitad de la tierra. Ha ocurrido. Un nuevo día ha nacido, y allí estamos, esperando que algo extraordinario suceda y que tome nuestro rumbo para darle un giro total. Nada sucede. Nos limitamos a ver consumirse, otra vez, a esa enorme vela, volvemos a desperdiciar una nueva oportunidad en la imbécil espera y creyendo, ilusamente, que nuestras cosas han de cambiar teniendo las manos en los bolsillos.   Javier del Ponte

¿Qué es el Derecho? – Psicoanálisis y Derechos, introducción al campo Forense

“¿Qué es el derecho?” El encuentro de hoy está marcado por una pregunta muy importante: ¿Qué es el derecho? Propongo que dejemos esta interrogación en suspenso para que podamos contestarla más adelante. Dicho esto, les dejo un nuevo interrogante que tal vez tenga la capacidad de abrirnos toda una vía de análisis y de la cual, cuando lleguemos al final, estemos en condiciones de poder dar alguna respuesta acerca de qué es el derecho. La pregunta en cuestión es: ¿Es el derecho lo mismo que la ley? Sigamos entonces este camino y vayamos por el carril de la ley. Si pregunto por este concepto, y no es necesario conocer de derecho para dar la respuesta, todos aquí podrán darme una respuesta. Incluso en esta misma institución hablamos constantemente de la ley: parloteamos de la ley del padre, de la prohibición del incesto; trabajamos con la legalidad. Ahora, ¿Qué es la ley o la legalidad? No voy a dar demasiados rodeos, lo voy a decir. La ley es un imperativo que se introduce y que permite la relación entre dos o más elementos, algo así como un puente, una bisagra, una frontera. La ley posibilita la relación entre los elementos, y lo logra sobre un fondo de prohibición, es decir, sobre la base de establecer conductas prohibidas. Podemos remitirnos incluso, para ilustrar esto que acabo de decir, a los famosos “mandamientos” que no son más que leyes que están ahí para regular y establecer las relaciones posibles entre los seres del mundo cristiano. Pensemos en el “No matarás”, ¿qué nos dice? Que puedo establecer una relación con mi semejante fuera del aniquilamiento. O traigamos otra, que es bastante curiosa: “No desearás la mujer de tu prójimo”, la cual establece que puedo entablar relaciones con mujeres, pero si éstas son mujeres de otro, la única posibilidad sería la amistad, cuya relación excluiría los sentimientos eróticos, o podríamos decir también que aquellos quedarían en el bolsillo. Volvamos un poco, de todos modos creo no haberme ido demasiado, siempre estuvimos hablando de la ley, y llegamos a decir, a modo general, que la ley regula las posibles relaciones entre elementos introduciéndose en el medio de éstos. ¿Qué otras leyes conocemos? Hay unas que están tan cerca y tan lejos a la vez. Se trata de las leyes codificadas, aquellas que, en su conjunto, constituyen enormes códigos escritos y que se van a clasificar según el área de la vida que regulen. Les adelanté algo que el profesor Degano les insistirá con vehemencia: las leyes capturan toda la vida, en su dimensión jurídica. Tenemos el código civil y comercial, que contiene en todo su articulado las regulaciones en esa materia. Por otro lado encontramos el código penal, que regula aquello que se relaciona con las conductas calificadas como delictivas. En relación a éstos encontramos los códigos procesales, de competencia provincial -vale la aclaración-, que organizan el modo en que se aplican las leyes en el ámbito de los juzgados, es decir, los pasos, tiempos y formas de actuar en el ámbito jurídico. Aunque no lo crean, aquí acabo de dar una pauta acerca de nuestra pregunta inicial por el derecho. Volviendo, tenemos también las leyes constitucionales, las cuales ubicamos en la constitución nacional que es la ley máxima de la nación. Como verán, tenemos muchas clases de leyes, y la clasificación continúa: Leyes programáticas y leyes operativas (o reglamentarias), incluso la misma ley penal es un modo particular de legislación organizado en tipos penales que serían -a riesgo de forzar los conceptos- algo similar a los tipos ideales de Max Weber pero aplicados a las conductas ilícitas. Se denominan ilícitas o antijurídicas porque se conciben como  reprochables jurídicamente. En contraposición a toda la gama de leyes que les he presentado, que calificamos de “positivas”, ubicamos las que llamamos leyes morales. Aquello que citaba anteriormente sobre los mandamientos son un ejemplo claro de las leyes morales, las cuales se caracterizan por tener una gran eficacia de cumplimiento pero éste no  resulta ser obligatorio desde el punto de vista jurídico, sí desde la propia moral —y con esto no quiero decir que las leyes morales no puedan luego constituirse en leyes escritas, o como también se denominan en el campo del derecho, leyes positivas. Positivas por haber sido sancionadas (o producidas) por un órgano competente mediante un proceso previamente establecido a nivel constitucional. Aunque no lo crean, volví a dejarles otra pauta de qué es el derecho. Pero antes de entrar de lleno con la interrogación que guía este discurso, es competente plantear otra interrogación: ¿Existe sociedad sin ley? Es pertinente ampliarla. ¿Es posible que existe una sociedad, tal como la conocemos, sin ningún tipo de legalidad o de ley? Ya sabemos cuál es esa respuesta porque conocemos la función de toda ley, recordemos: Permitir, organizar y regular la relación entre dos o más elementos. Y acaso, ¿podemos pensar que exista una organización social sin la legalidad? Por supuesto que no, y como les va a insistir el profesor, la vida está capturada en su totalidad por lo legal, es decir, en su dimensión jurídica. Ustedes se preguntarán qué lugar ocupa esa pregunta, y por qué la introduje. Bueno, el hecho es que, si podemos pensar que no puede haber una sociedad sin ley –incluso en el tan mencionado e idealizado “Estado de naturaleza” ya existe una ley que rige y es la del más fuerte.-  entonces estamos habilitados a afirmar que ellas son pensadas, producidas y puestas a regular la vida de la sociedad. Y son aquellos científicos o teóricos del derecho quienes participan, de diversos modos, en la producción de las mismas, como así también profesionales de diferentes disciplinas que juegan un rol consultivo para el establecimiento del texto legal. Consecuentemente la norma jurídica resulta ser un efecto de tensiones, conflictos, batallas, victorias y derrotas a nivel social –e intelectual- de líneas de pensamiento. Y cito: “Coincido con aquella concepción que define al Derecho como una práctica social específica de naturaleza discursiva que expresa los conflictos, las tensiones y los acuerdos de un grupo social en una formación económico social determinada, lo que supone colocarse lejos de la racionalidad idealista que representan tanto el positivismo cientificista como el jusnaturalismo metafísico. Ello implica una filiación epistemológica materialista.” [Aseff, lucía M.] Entonces, ¿Qué es el derecho?, el derecho, como acabamos de leer en las palabras de la Dra. Aseff, es una práctica social de naturaleza discursiva y, por lo tanto, no exento de tensiones. Creo que en este punto nos puede servir el concepto de campo de Pierre Bourdieu en el sentido de un campo en el cual se desenvuelve ese discurso específico al cual las tensiones le son inherentes, es decir, los conflictos entre “los recién llegados” y sus estrategias de subversión y “los que ya estaban” y sus estrategias de conservación con respecto al hábitus. Esto nos permite no solo marcar las tensiones discursivas inherente al campo mismo sino las interrelaciones, puntos de contacto de diversos discursos y, en este sentido, comenzar a preguntarnos cómo el discurso psicológico ingresa en un campo que no le es propio pero en el cual puede hablar. El derecho, como campo, condensa no solo a la norma jurídica sino también a quienes se desenvuelven en él: los abogados, los jueces, los fiscales, la policía, los teóricos del derecho, los empleados administrativos del poder judicial, los psicólogos forenses, los médicos forenses y cualquier otro profesional que desempeñe una actividad ligada al campo jurídico. El derecho también es conjunto de leyes. Y remarco el también porque lo que quiero significarles es que el derecho como práctica discursiva que se desenvuelve en un campo, el jurídico, es en el mismo en el que ustedes, si es que eligen actuar como psicólogos forenses, van a desempeñar una actividad profesional, lo cual es, una interdiscursividad.   Las fuentes del derecho Como ya hemos introducido la cuestión del derecho como práctica discursiva dentro de un campo podemos dar un paso más y plantear como, a lo largo de la historia y dentro de este mismo campo, se han dado debates muy intensos en torno a las fuentes del derecho, esto es, de dónde surgen, y deberían surgir, las normas jurídicas en su calidad de positivas.

Del vacío

Dedicado a todos aquellos que crean con las palabras: "Del Vacío" "Se presenta frente al papel, se enfrenta ante una inmensidad blanca que parece no tener fin. Lo atemoriza, lo abruma y siente que el blanco lo atrapa envolviendo su ser y bloqueando todo tipo de defensa a partir de las palabras. Ellas se encuentran … Sigue leyendo Del vacío

Lluvia

  Aun no entiendo porque los días grises y lluviosos nos remiten a la tristeza. ¿Será porque las gotas de la intensa lluvia cayendo por las paredes de los edificios, nos recuerdan a las lágrimas que, naciendo de nuestro ojo, recorre cada centímetro de nuestro rostro? O Tal vez, porque el gris está mas cerca … Sigue leyendo Lluvia